Sangrado nasal del caballo: causas y tratamientos

Autor de contacto

¿Por qué sangra la nariz de mi caballo?

Las hemorragias nasales en los caballos pueden ser extremadamente aterradoras para los propietarios, pero en la gran mayoría de los casos, no son causadas por una afección grave. De hecho, la mayoría desaparece en 20 minutos sin efectos duraderos.

El término médico para las hemorragias nasales de caballo es epistaxis equina, y no para minimizar esta afección, pero una gran mayoría de estas no son peligrosas para su caballo. Sin embargo, la cantidad de flujo sanguíneo es muy importante, y también es importante si la sangre fluye desde una o dos fosas nasales. Algunos caballos regularmente tienen cierto grado de sangrado de la nariz después del ejercicio extenuante.

8 causas comunes de hemorragias nasales en los caballos

  1. Rascarse o rascarse la nariz
  2. Objeto extraño (s) en el conducto nasal
  3. Trauma de la cabeza
  4. Micosis de bolsa gutural
  5. Pólipos respiratorios internos
  6. Sinusitis
  7. Tumores respiratorios
  8. Hemorragia pulmonar interna

(Cada uno de estos se describe completamente a continuación).

¿Por qué sangra la nariz de mi caballo?

  1. Picazón al rascarse. Las acciones insignificantes del caballo, como rascarse una picazón al frotarse contra algo en el medio ambiente, pueden causar pequeñas rasgaduras en el revestimiento de la nariz, produciendo un sangrado nasal a corto plazo sin efectos duraderos.
  2. Objetos extraños atrapados en las fosas nasales. Cuando el sangrado se acompaña de tos, a menudo es una obstrucción extraña que causa el problema. Los sistemas respiratorios equinos están diseñados para absorber cantidades masivas de oxígeno en las fosas nasales. Esto puede hacer que se introduzcan materias extrañas en las fosas nasales del caballo.
  3. Trauma de la cabeza. Una caída o impacto repentino en la cabeza del caballo puede causar sangrado de la nariz. A menudo, esta hemorragia disminuirá en unos minutos, pero también puede ser el signo de un trauma cerebral interno grave. Si el caballo parece confundido, tiene una puerta inestable o un tamaño desigual de la pupila, entonces esto puede ser un signo de una afección más grave.
  4. Bolsa gutural micosis. Esta es una infección micótica de la bolsa gutural del caballo. Esta condición es de naturaleza grave y a menudo se caracteriza por sangrado constante y, a veces, abundante de ambas fosas nasales. La cirugía puede ser necesaria para controlar esta afección.
  5. Pólipos respiratorios internos. Los pólipos respiratorios internos o los hematomas etmoidales progresivos son tumores de tejidos blandos que, cuando se perforan, causan un flujo sanguíneo significativo. Sin embargo, esta condición ocurre solo en uno de cada 2, 500 caballos.
  6. Sinusitis. Esto es cuando las cavidades alrededor de las fosas nasales del caballo se inflaman. Esta condición puede causar sangrado de la nariz del caballo o, más a menudo, una descarga de líquido de una sola fosa nasal. Incluso cuando los senos de un caballo se inflaman, se producirá sangre. Puede ser un signo de una infección grave y es posible que se deban recetar antibióticos.
  7. Tumores respiratorios. Esta es una condición que ocurre con frecuencia en los caballos. Los tumores pueden variar de benignos a muy graves en la naturaleza. Solo las pruebas de laboratorio pueden determinar si un tumor es de naturaleza grave.
  8. Sangrado interno del pulmón. El sangrado de ambas fosas nasales también puede deberse a una hemorragia interna en los pulmones; Esto se llama hemorragia pulmonar inducida por el esfuerzo. La sangre de este tipo de hemorragia nasal será de color rojo intenso y muy pesada.

Si le preocupa que su caballo pueda estar sufriendo una afección grave, se debe contactar a un veterinario calificado lo antes posible.

Cuándo contactar a un veterinario

Hay momentos en que los propietarios deben buscar rápidamente la atención de un veterinario para determinar si la situación es problemática, como en casos de traumatismo agudo o sangrado que continúa durante más de 15 minutos. Una buena regla es contactar a un veterinario calificado si hay un flujo muy fuerte, si la sangre corre por ambas fosas nasales o si hay una lesión importante en el conducto nasal.

Las hemorragias nasales recurrentes que parecen no tener una fuente discernible también deben ser evaluadas por un veterinario para determinar la causa del problema. Si le preocupa la hemorragia nasal, es hora de contactar a un veterinario.

Cómo tratar la nariz ensangrentada de un caballo

  • Mantenga el caballo lo más tranquilo posible.
  • Se recomienda colocar una compresa fría o una bolsa de hielo en la región debajo de los ojos.
  • Nunca coloque nada dentro de la cavidad nasal para suprimir el sangrado, ya que puede ser absorbido por el conducto nasal y causar complicaciones graves.
  • Siempre llame a un veterinario si el sangrado persiste durante más de 15 minutos e incluya información como si la sangre proviene de ambas fosas nasales, si el problema es recurrente o si el problema parece empeorar de forma aguda o crónica.

Recuerde, los caballos tienen un volumen de sangre significativamente mayor que los humanos, por lo que si las hemorragias nasales se presentan incluso en cantidades aparentemente voluminosas, el propietario no debe entrar en pánico, pero aún debe comunicarse con un veterinario. Mientras tanto, aplique toallas frías o compresas de hielo debajo de los ojos como se recomienda para disminuir el flujo hasta que se preste atención profesional.

Tratamiento para hemorragias nasales en caballos

Los veterinarios han recurrido a los avances tecnológicos como los endoscopios para equinos para obtener una visión real de lo que está causando hemorragias nasales en los caballos. Con este método de fibra óptica, pueden localizar la fuente del sangrado y determinar sus efectos. Esto también permitirá al veterinario determinar si se requiere cirugía para corregir el problema.

Cuando la endoscopia no revela un problema, los veterinarios pueden recurrir a la radiografía de cráneo para intentar diagnosticar el problema y poder tomar un curso de acción médica adecuado. Este método es efectivo especialmente con caballos asustadizos que no pueden manejar el tubo que pasa por sus narices.

Solo los veterinarios expertos deben impedir las fosas nasales del caballo por cualquier motivo, incluido el intento de controlar la hemorragia nasal debido a la posibilidad real de asfixiar al caballo.

Recuperación

El tratamiento puede variar desde el descanso hasta la cirugía, por lo que la recuperación también es muy diferente. Sin embargo, se pueden administrar medicamentos para ayudar a mantener la calma del caballo durante todo el período de recuperación. En el caso de la cirugía, también se pueden administrar medicamentos para prevenir la infección y se puede recomendar el confinamiento estable.

Al caballo se le debe dar un tiempo de inactividad, y solo volver a la producción total de forma incremental a medida que el caballo se muestre y el veterinario confirme que su salud está mejorando como debería.

Etiquetas:  Mascotas exoticas Caballos Aves