Las etapas del dolor al perder un perro

¿Cuáles son las etapas del dolor?

Las etapas del duelo al perder un perro se basan en la respuesta a la pérdida según lo describe Elisabeth Kübler-Ross en el libro On Death and Dying, publicado en 1969. Inspirada en su trabajo con pacientes con enfermedades terminales, Kübler-Ross investigó la muerte y aquellos enfrentado en la escuela de medicina de la Universidad de Chicago. Su proyecto incluyó varios seminarios que, junto con su investigación y entrevistas, evolucionaron y se convirtieron en la base de su popular libro. Según la psicología popular, las cinco etapas del duelo son:

  1. Negación
  2. Enfado
  3. Negociación
  4. Depresión
  5. Aceptación

Las etapas del duelo son no lineales

Kübler-Ross descubrió que el duelo pasa por varias etapas y que las etapas del duelo pueden variar en función de factores individuales. No todos pasan por todas las etapas de la misma manera y algunas no las pasarán en perfecto orden. Incluso Kübler-Ross señaló años más tarde que las etapas del duelo no son lineales y no se espera una progresión predecible.

Muchos dueños de perros afligidos informan que sienten que sus emociones suben y bajan, lo que les hace preguntarse si alguna vez superarán la pérdida. La respuesta final es que nunca "superamos" realmente la pérdida, sino que solo aprendemos cómo enfrentarla mejor. La única forma segura de lidiar con el dolor es atravesarlo y lidiar con él.

¿Qué hace que el vínculo humano-canino sea tan especial?

Perder un perro puede ser una experiencia tan desgarradora que los dueños de perros lo han comparado con la pérdida de un familiar cercano o amigo. Algunos dueños de perros (tal vez con un poco de culpa) incluso continúan describiendo que el dolor que se siente al perder un perro es aún más intenso que el que se siente al perder a un familiar cercano o amigo (o que el sentimiento era bastante diferente).

Muchos perciben que sus compañeros caninos son sus almas gemelas, perros de corazón especiales que son muy apreciados y amados.

El vínculo entre un perro y su dueño es muy fuerte. Los perros nos aceptan por lo que somos, y el amor incondicional que nos brindan nos hace apreciar mucho tenerlos en nuestras vidas. Es normal sentir una sensación de depresión, tal vez incluso desesperación, después de perder a un amigo peludo después de tantos años juntos.

Es como si todo el equilibrio de la vida se hubiera ido. Con más y más personas percibiendo a los perros como miembros peludos de la familia, los perros y sus familias forman unidades fuertes que se encuentran en un perfecto estado de homeostasis. Luego, llega la muerte como resultado de un accidente, envejecimiento o alguna enfermedad terminal, y ese maravilloso estado de homeostasis se ha ido para siempre; la unidad familiar ahora está fuera de balance.

Etapa 1: Negación

La negación puede parecer una sensación extraña, especialmente cuando se trata de una enfermedad prolongada donde se esperaba la muerte. Sin embargo, cuando el perro muere, el dueño del perro a menudo se sorprende al enfrentar sentimientos de conmoción y profunda tristeza. Nada, incluso sabiendo que la muerte está a la vuelta de la esquina, parece preparar al dueño del perro para la pérdida de su amado perro.

La negación a menudo se acompaña de un shock

La conmoción pronto se filtra. El cuenco de agua está lleno, la cama del perro está vacía, la correa está tendida sin vida sobre la mesa y no hay nadie para saludar al dueño al volver a casa. Las vidas de los perros pueden no ser tan largas como podríamos esperar que sean, pero ciertamente son lo suficientemente largas como para causar un shock profundo cuando nuestros perros ya no están con nosotros. Se han ido años de hábitos y rutinas diarias.

Esto realmente no niega que la muerte realmente haya ocurrido, sino que es más una sensación de incredulidad: "No puedo creer que se haya ido para siempre. ¿Cómo puede ser esto posible?" Estos pensamientos a menudo causan que las lágrimas fluyan sobre la surrealidad de los eventos.

En la etapa de negación, no estás viviendo en una "realidad real", sino que estás viviendo en una realidad "preferible". . . . Curiosamente, es la negación y el shock lo que te ayuda a sobrellevar y sobrevivir al evento de duelo. La negación ayuda a controlar sus sentimientos de dolor. Piense en ello como el mecanismo de defensa natural de su cuerpo que dice 'Oye, hay mucho que puedo manejar a la vez'.

- Christina Gregory, PhD

Por extraño que sea, la conmoción, la negación y la sensación de adormecimiento ofrecen a la persona afligida una estrategia de afrontamiento destinada a ayudar a sobrevivir la pérdida. Es la forma natural de proteger a los dueños de perros en duelo de pasar por una situación que puede ser abrumadora y demasiado difícil de procesar a la vez. La negación ayuda a manejar los sentimientos dolorosos a nivel inconsciente, pieza por pieza. Ayuda a proporcionar algunos descansos del intenso dolor.

Día tras día, a medida que repetimos los últimos momentos de nuestro perro (que es, por cierto, una forma natural de lidiar con el trauma), nos acostumbramos cada vez más a la idea de que Rover ya no está con nosotros. La pérdida comienza a sentirse gradualmente un poco más real, lo que nos ayuda a pasar de la negación a las siguientes partes del proceso de duelo.

Etapa 2: ira

La ira puede tomar diferentes formas durante el proceso de duelo. Los dueños de perros pueden estar enojados consigo mismos, con Dios, con los demás. Pueden estar enojados con toda la situación como si hubieran podido detener voluntariamente la muerte.

Es común hacer preguntas

Pensamientos como: "Es tan injusto que mi perro tuvo que sufrir tanto" y "¿Por qué otros perros con la misma enfermedad viven más tiempo?" puede estar presente en partes de esta etapa. La ira también puede dirigirse a los veterinarios bajo la forma de: "¿Por qué mi veterinario no sugirió esta prueba de diagnóstico antes?"

Como se mencionó, la ira también puede dirigirse hacia Dios: "¿Por qué tuviste que quitarme mi perro?" A los dueños de perros con este tipo de enojo puede no gustarles que otros les digan que era simplemente el plan de Dios. Es posible que hayan rezado a Dios cuando sus perros estaban enfermos con la esperanza de curarse, y ahora están enojados porque Dios no cumplió sus deseos.

La ira es simplemente un síntoma de dolor

La ira también puede ocurrir si el dueño de un perro hizo muchas cosas que deberían haber aumentado la esperanza de vida del perro. Puede producirse un sentimiento de injusticia: "¿Por qué se enfermó mi perro si siempre lo alimentaba con los mejores alimentos?" o "¿Por qué los perros de mi vecino que comen alimentos pésimos son más saludables que mi perro? ¡La vida no es justa!"

La ira durante el duelo es simplemente una señal de dolor: dolor contra la injusticia de la vida. Es una forma de progresión, ya que conlleva sentimientos externos al permitirles emerger. Al igual que con otras etapas del duelo, es importante aceptar el enojo y dejarlo salir en lugar de ocultarlo.

Hay muchos medios para la ira, como hablar sobre ello o tal vez ser más físico al correr, practicar un deporte o golpear una almohada y gritar.

La culpa es ira vuelta hacia adentro

La culpa es a menudo parte de la etapa de enojo, ya que es enojo hacia adentro y hacia uno mismo, explica Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler en el libro Sobre el dolor y el duelo: Encontrar el significado del dolor a través de las cinco etapas. La culpa también suele acompañar a la etapa de negociación.

La culpa puede extenderse fácilmente y salirse de las manos como una planta invasora, llegando a muchas áreas, desde cómo se manejó una enfermedad hasta cuando un perro se durmió. "¿Qué pasa si le diagnosticaron a mi perro antes?" "¿Qué pasa si insisto en hacer una prueba en particular?" "¿Qué pasa si me sacrifiqué demasiado temprano?" "¿Qué pasa si espero demasiado?"

La segunda suposición es improductiva

La segunda suposición parece afectar a muchos dueños de perros (algunos lo llaman la "etapa coulda, woulda, debería haber"), lo que hace que se pregunten cuál sería el resultado si hubieran hecho las cosas de manera diferente. Esta tortura mental no es productiva en absoluto, ya que en realidad detiene el proceso de curación. Aunque la culpa se considera una parte normal del proceso de duelo, el Dr. Kübler-Ross descubre que la culpa puede ser una de las etapas más dolorosas.

La diferencia entre culpa y arrepentimiento

Debe hacerse una distinción importante entre culpa y arrepentimiento. La culpa se basa en algunos errores intencionados, mientras que el arrepentimiento es algo que a una persona le hubiera gustado haber hecho de manera diferente. Esta distinción puede ayudar a los dueños de perros a enfrentar mejor los sentimientos de "culpa" que puedan experimentar.

Por lo tanto, es importante que los dueños de perros se den cuenta de que, cualquiera que sea la circunstancia, nunca fue su intención que su amado perro se lastimara, y que cualquier decisión que se tomara, fue hecha por puro amor. Aunque como dueños de perros nos gustaría evitar a nuestros perros los efectos del envejecimiento, los accidentes y las enfermedades, es imposible controlar todo en la vida.

La reflexión es una parte saludable del dolor

Por último, pero no menos importante, debemos reflexionar. ¿Querrían nuestros perros fallecidos que suframos o que seamos infelices por algo del pasado que no se puede cambiar? Sería mucho más productivo apreciar los buenos recuerdos. Por lo tanto, cada vez que la culpa se apodera de su fea cabeza, sería mejor centrarse en algunos pensamientos positivos, como toda la alegría y la felicidad que nuestros perros nos han brindado durante sus vidas.

Etapa 3: negociación

Negociar significa "negociar los términos y condiciones de una transacción", pero en este caso, no estamos tratando con un acuerdo comercial, estamos tratando de hacer frente a la amenaza de pérdida y la pérdida real.

La negociación a menudo aparece en las primeras etapas del duelo anticipatorio. Es posible que hayamos estado "negociando" y esperando que nuestros perros no tuvieran cáncer, que nuestros perros no sufrieran el proceso de la enfermedad, y luego, que nuestros perros murieran pacíficamente.

Una vez que se produce la muerte, la negociación implica esperar que volvamos a ver a nuestros queridos perros en el futuro, que nos estén vigilando y que estén en un lugar mejor, ya sea sobre el puente del arco iris o en el cielo. También podemos negociar que la muerte ahorrará a nuestros otros perros, al menos dándonos algo de tiempo para recuperarnos de la dolorosa pérdida. A medida que disminuye la negociación, profundizamos en la pérdida, hasta el punto en que la mente termina llegando a la clara conclusión de que nuestro querido perro realmente se ha ido.

Etapa 4: depresión

A medida que la negación y la ira fluyen, la pérdida se vuelve más y más tangible, y los dueños de perros profundizan en el estado actual. El dolor ahora entra en un nivel más profundo, centrándose en la sensación de vacío. Los dueños de perros pueden sentir que levantarse de la cama es una carga, ya no tienen apetito o pueden comenzar a descuidarse.

Aunque otros pueden pensar que la depresión después de perder un perro es anormal y es algo que requiere una solución, se espera depresión después de una pérdida, y perder un perro es ciertamente una pérdida profunda. No sentir ningún tipo de tristeza sería anormal. Esta es la etapa en la que se vuelve cada vez más claro que nuestro querido perro nunca volverá.

Los sentimientos de apatía y agotamiento pueden hacerse cargo. Esto puede parecer similar a la depresión clínica, pero en el caso del duelo, a menudo es una respuesta normal a una pérdida.

La tristeza y la depresión deben experimentarse hasta el fondo para que la persona que sufre pueda sanar. Es mejor aprender a aceptar la tristeza en lugar de tratar de alejarla o enmascararla. En lugar de repelerlo, es mejor darle la bienvenida, navegando directamente a través de la tormenta en lugar de rodearla.

La depresión finalmente se irá una vez que haya cumplido su propósito: ayudarnos a adaptarnos a algo que puede ser difícil de aceptar. A medida que uno se fortalece, la depresión eventualmente se irá, aunque temporalmente haga una visita de vez en cuando cuando se presente la oportunidad.

Invita a tu depresión a acercar una silla delante del fuego y siéntate con ella, sin buscar una forma de escapar. Permita que la tristeza y el vacío lo limpien y lo ayuden a explorar su pérdida en su totalidad.

- Kübler-Ross

Etapa 5: aceptación

Justo cuando las cosas parecen haberse vuelto insoportables, la aceptación aparece en el horizonte. Esto es cuando comenzamos a tener más días buenos que malos. La vida comienza a traer diversión una vez más, aunque a veces podemos sentirnos un poco culpables porque creemos que disfrutar la vida es como traicionar a nuestro querido perro.

Aprendiendo a vivir con pérdida

La aceptación implica reconocer la pérdida y aprender a vivir con ella, a estar en paz con lo que ha sucedido. Este es un momento en que nuestras energías se retiran de la pérdida y en su lugar se centran en invertir nuevamente en la vida.

Aprendiendo a disfrutar la vida otra vez

Si los perros pudieran hablar, esto es lo que los perros pueden desear para nosotros. Quieren que disfrutemos la vida en lugar de llorar su pérdida. Quieren que atesoremos los maravillosos recuerdos cuando estaban sanos, en lugar de pensar en sus últimos días.

La aceptación no significa que hemos llegado al final del viaje. Si bien puede parecer que la aceptación proporciona una sensación de cierre, muchos dueños de perros atestiguan que realmente nunca superan el dolor de perder a sus perros, simplemente lo superan.

El dolor viene y va

El duelo está a la vuelta de la esquina cuando bajas la guardia. Puede haber días en que las oleadas de dolor parecen ser solo un recuerdo lejano, pero luego regresa en un momento de debilidad. Sin embargo, el dolor en este punto puede parecer casi agridulce en comparación con las sensaciones crudas de las primeras etapas.

Muchas personas creen erróneamente que 'aceptación' significa que estamos 'curados' o 'bien' con la pérdida. Pero este no es el caso en absoluto. La pérdida siempre será parte de nosotros, aunque la sentiremos más algunas veces que otras. La aceptación simplemente significa que estamos listos para tratar de seguir adelante, para acomodarnos a este mundo sin nuestro ser querido.

- Dra. Christina Hibbert

Referencias

  • Sobre el dolor y el duelo: encontrar el significado del dolor a través de las cinco etapas por Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.
  • Dr. Christina Hibbert: 5 etapas de dolor
  • Psycom: las cinco etapas del dolor: un examen del modelo de Kubler-Ross por Christina Gregory, PhD.
Etiquetas:  Propiedad de mascotas Fauna silvestre Peces y acuarios