Comportamientos sociales de caballos salvajes y domésticos

Autor de contacto

Un sistema social multifacético

Los caballos, como la mayoría de las especies de ungulados, son animales muy sociales. En condiciones salvajes o incluso en el pasto, los caballos viven en grupos llamados harenes o bandas. En la naturaleza, un harén generalmente constará de uno a seis sementales, varias yeguas y la descendencia de las yeguas que tienen hasta cinco años. Los harenes no se limitan a un área geográfica determinada, ya que generalmente viajan continuamente en busca de comida y agua. El tamaño del harén puede variar entre 2 y 21 caballos, con múltiples harenes de sementales que generalmente son más grandes que los harenes de un solo semental. En el centro del harén están las yeguas mismas, que permanecerán juntas incluso si el semental muere o abandona la manada. Un semental, el macho de más alto rango del harén, realiza la mayor parte (si no la totalidad) de la cría y sirve para proteger al rebaño de las amenazas. Sin embargo, esto no quiere decir que el semental sea siempre el caballo de mayor rango en la manada, ya que las yeguas mayores pueden asumir fácilmente la posición más dominante. Como era de esperar, la descendencia de las yeguas dominantes tiende a convertirse también en individuos de mayor rango en sus rebaños más adelante en la vida. Esto es indicativo de componentes genéticos y de experiencia en el sistema de jerarquía de rebaño.

Las relaciones entre los miembros del harén son multifacéticas y dependen de múltiples factores. La jerarquía de rebaño parece ser lineal y está asociada con la edad o la capacidad de sobrevivir en situaciones difíciles; no necesariamente se basa en la altura, el peso, el género o el tiempo dentro del harén, como muchas personas supondrían. El estado dentro de un rebaño también depende de las edades y sexos de los otros miembros; cuantos más miembros, y más miembros dentro de cada grupo de edad y sexo, es menos probable que ocurra una jerarquía de dominación. Esto es extremadamente importante a tener en cuenta al estacionar caballos, ya que se requiere atención al manejo cuando se alojan caballos juntos o se introducen caballos nuevos en un grupo ya establecido.

La jerarquía de rebaño parece ser lineal y está asociada con la edad o la capacidad de sobrevivir en situaciones difíciles; no necesariamente se basa en la altura, el peso, el género o el tiempo dentro del harén, como muchas personas supondrían.

Las categorias

El semental dominante tiene la primera prioridad para las yeguas en celo, a menudo es el que elimina una potra o potro del harén, y generalmente es el que roba yeguas de otros harenes. A menos que queden embarazadas, las yeguas tienen ciclos de 21 días durante la primavera y el verano. La mayoría de las potras y potros nacidos en el harén permanecerán con el grupo hasta que alcancen la madurez sexual (por lo general, alrededor de dos años), momento en el cual el semental más alto los expulsará del rebaño. Incluso los potros y las potras que no se eliminan de la manada generalmente se irán solos a los cinco años (cuando son socialmente maduros) para unirse o establecer otros harenes. Las potras que no dejan su harén original tienden a tener menos descendencia. Todos estos son métodos efectivos por los cuales la naturaleza combate la endogamia.

Los sementales jóvenes que se eliminan de sus rebaños originales pueden permanecer solos durante unos meses antes de unirse a otros machos solitarios, formando rebaños "solteros". El individuo más dominante de estos sementales solteros suele ser el primero en adquirir una yegua y comenzar un harén, después de lo cual este ciclo continúa con los otros sementales. Las potras jóvenes que son expulsadas recientemente de sus rebaños pueden optar por unirse temporalmente a un rebaño de solteros para protección, pero también se fusionan con otros harenes más establecidos por su semental dominante. Aparte de la "fase de soltero", los sementales rara vez están solos; Si esto ocurre, el semental suele ser demasiado viejo o no apto para unirse o mantener un harén.

Si bien la clasificación del rebaño en los sementales se basa principalmente en su acceso a yeguas y potras, la clasificación entre las yeguas generalmente está determinada por qué yeguas pueden llevar al rebaño a los recursos u ofrecer protección al rebaño. Cuando un harén se mueve como una unidad, la hembra dominante a menudo lidera al frente, mientras que el semental dominante sigue de cerca a la manada para asegurarse de que todas sus yeguas y potros se mantengan al día. Como los harenes consisten principalmente en mujeres, son las mujeres quienes toman las decisiones sobre si se van o se quedan con el harén; Esto generalmente se basa en factores como el número y la calidad de los sementales, y la cantidad de recursos disponibles. Las hembras dominantes pueden interferir efectivamente con la lactancia de los potros de las hembras menos dominantes; Esto puede ser una variante de "supervivencia del más apto", ya que los potros de yeguas más dominantes tienen más probabilidades de sobrevivir si no compiten por los recursos con los potros de yeguas menos dominantes. Al igual que muchos animales de rebaño social, las yeguas pueden formar "amistades" y preferentemente prepararse mutuamente. Por implacables que parezcan algunos de estos comportamientos, este patrón es típico de muchas especies de rebaños; la jerarquía se determina principalmente por medio de animales de rango inferior que difieren de aquellos que son de rango superior, no por los resultados de peleas o asesinatos.

Los efectos de la clasificación no solo existen entre individuos, sino que también existen entre rebaños enteros. Los rebaños con múltiples sementales son dominantes sobre los harenes con un solo semental. Esto es muy probable porque los sementales de menor rango dentro de un rebaño conducen la mayor parte de los combates que ocurren entre rebaños en un intento de robar yeguas para sí mismos. Los rebaños que ocupan un área o utilizan un recurso (como un pozo de agua, un área de pastoreo, etc.) tienden a retenerla durante largos períodos de tiempo, manteniendo alejados a otros harenes. Los harenes, así como los caballos individuales dentro de ellos, siguen patrones específicos de marcado fecal como forma de comunicación.

Por implacables que parezcan algunos de estos comportamientos, este patrón es típico de muchas especies de rebaños; la jerarquía se determina principalmente por medio de animales de rango inferior que difieren de aquellos que son de rango superior, no por los resultados de peleas o asesinatos.

Cría y gestación

Las tres fases del comportamiento sexual en los caballos son el cortejo, el apareamiento y el comportamiento posterior al apareamiento. Durante el cortejo, el semental se acercará a una yegua en celo (o celo), brincando, olfateando, acariciando y acicalando a la vez que a menudo exhibe la respuesta flehmen (levantando la cabeza, curvando el labio superior e inhalando a través de las fosas nasales) determinar su estado hormonal Si la yegua aún no está en su fase receptiva, puede chillar, patear o huir para mostrarle al semental que aún no está lista para ser criada. La ovulación generalmente ocurre 36 horas antes del final del estro, momento en el cual el comportamiento del estro comienza a disminuir. Cuando la yegua esté lista, se quedará quieta con sus cuartos traseros hacia el semental, desviará su cola, orinará, “guiñará” su vulva y permitirá que el semental la monte. En condiciones naturales en el pasto, la cría puede alcanzar el 100% de éxito en la impregnación de yeguas, mientras que la cría controlada o "cría a mano" solo puede alcanzar tasas de éxito del 50-60%. Esto probablemente se deba a una mayor familiaridad entre los caballos, una mayor fertilidad debido a un cortejo más prolongado y una menor agresión.

La gestación en los caballos suele durar entre 315 y 365 días, con un promedio de 340 días. Los elementos que controlan la duración de la gestación incluyen el estado nutricional, la época del año (más corta si se cría a fines del verano) y el género (un poco más si el potro es macho). Las yeguas casi siempre entregan de noche, incluso si reciben luz artificial constante. Después del parto, la vinculación entre la yegua y los potrillos de inmediato. El caballo es un animal de presa, por lo que el potro aprende a pararse y caminar a las pocas horas de haber nacido. La lactancia es iniciada instintivamente por el potro y detenida por la yegua.

Etapas y síntomas del ciclo de estro de una yegua

Etapa del cicloSíntomasSignificado
Temprano (días 1-3)Señales mezcladas; puede chillar, ponerse en cuclillas, levantar la cola y rociar orina, pero no permitirá que se monte un semental.Mare quiere interesar y excitar al semental, pero aún no le permitirá reproducirse debido a la falta de ovulación.
Completo (días 4 y 5)Dará todas las señales (chillidos, sentadillas, levantando la cola, rociando) y permitirá que se monte un semental.El huevo está en la ovulación o cerca de ella. Mare se reproducirá, ya que tener esperma en los cuernos uterinos en esta etapa aumenta las probabilidades de concepción.
Tarde (días 6 y 7)Señales mixtas tan tempranas como el calor. Algunos aún pueden permitir que se monte un semental, otros no.El comportamiento puede o no permitir que tenga lugar la fertilización, ya que es posible dentro de varias horas de la ovulación, pero es menos probable en esta etapa.
Anestro (no en celo)No busca interacción con el semental. Si se acerca un semental, algunas yeguas pueden actuar agresivamente.Período de inactividad sexual. Si se produce la concepción, el tracto uterino altera su entorno químico y físico para mantener al feto.
Etapas generales, síntomas típicos y significado conceptual del ciclo estral de una yegua normal.

El caballo es un animal de presa, por lo que el potro aprende a pararse y caminar a las pocas horas de haber nacido.

Vida temprana

En los primeros meses de vida, los potros dependen completamente de sus madres y tienen una interacción mínima con los otros caballos en el harén. Aproximadamente a los dos meses, comienzan los chasquidos. El chasquido es una expresión facial conductual en la que los labios se retraen y los dientes se unen. Es exhibido por potros a caballos adultos, especialmente sementales. Su función puede ser reducir la agresión de los adultos, una forma de decir: "Solo soy un bebé, no me hagas daño". También se puede explicar como un comportamiento de enfermería desplazada (enfermería aérea). Romper los picos a los dos meses de edad, luego disminuye constantemente. Este comportamiento no es lo mismo que golpear; golpear es una amenaza agresiva en la que las orejas se relajan, la boca está abierta y los labios golpean, pero los labios no se retiran.

Aproximadamente a los tres meses de edad, los potros entran en el período de socialización. Hasta este momento, el juego suele ser solitario. En este punto, los potros comienzan a explorar y jugar con otros potros. Hay diferencias de sexo en el juego; los potros juegan más a menudo que los potros, y los juegos entre potros son diferentes a los juegos entre potros. Los potros se centran más en luchar y montar cuando juegan, mientras que las potras se centran más en competir y arreglarse entre sí. Las potras prepararán las potras y los potros, mientras que los potros solo tienden a preparar las potras. Esto ha sido interpretado como una práctica probable para futuros comportamientos de cortejo. El juego es una experiencia social importante para el desarrollo social normal y la interacción en la vida adulta. Después de unos cuatro meses de edad, los potros comienzan a desarrollar personalidades más independientes y pasan más tiempo exhibiendo comportamientos de adultos, como pastar y pararse mientras descansan.

Caballos jóvenes que exhiben comportamiento de chasquido ("mordisco de diente") en presencia de un caballo mayor.

La importancia del movimiento para el caballo

El movimiento libre es un factor importante en el desarrollo de los caballos jóvenes. Muchos problemas de comportamiento en caballos domésticos a menudo están asociados con el confinamiento; No han evolucionado para estar en puestos o pequeños potreros en todo el día. Los comportamientos comunes relacionados con el confinamiento incluyen agresión reproductiva, masticación de madera, cuna, pica, caminar en establo, tejido, manoseo y automutilación. Estos comportamientos a menudo pueden prevenirse obteniendo mucho tiempo de participación y actividad física; sin embargo, estos comportamientos suelen ser un dolor de cabeza para revertir o controlar una vez que se establecen. En condiciones salvajes, los caballos pasarán al menos el 60% de su día alimentándose y explorando, y comerán muchas comidas pequeñas al día. En general, el resto del tiempo de un caballo se pasa descansando, participando en actividades sociales con otros miembros de la manada y cautivando a los humanos con su belleza y espíritu libre. Para los profesionales veterinarios que buscan más información sobre los comportamientos sociales de los caballos y cómo aplicar ese conocimiento a su práctica, Equine Behavior: A Guide for Veterinarians and Equine Scientists es una excelente fuente de información más detallada.

Etiquetas:  Mascotas exoticas Propiedad de mascotas Gatos