Datos sobre el Puli húngaro: el perro de la fregona

Autor de contacto

Este artículo es el resultado de mi fascinación con el húngaro Puli. Esta raza me deja maravillado, y cada vez que veo una foto de un Puli húngaro, me sorprende la mera apariencia. Si este perro cae al suelo, puede confundirlo con un trapeador de hilo retorcido grande.

Este perro ha sido declarado como uno de los tesoros nacionales de Hungría. Los orígenes de esta raza se remontan a los magiares que la trajeron a Hungría.

Características físicas

También conocido como el "perro de la fregona" o "perro húngaro", este perro es de tamaño mediano cubierto por un abrigo con cable. La mayoría de los Pulis son negros y algunos son de color blanco o gris. En Hungría, hay algunos Pulis con un color marrón fako también descrito como el color de un rollo de trigo integral. Sus ojos son de color marrón oscuro con un brillo travieso.

Todo el abrigo del Puli está formado por largos y retorcidos mechones de piel que casi llegan al suelo. Los ojos y la nariz también están cubiertos por estos hilos. Su cabeza es algo ovalada y su hocico negro se asoma por su cabello.

La altura de la Puli hembra varía de 36 cm a 42 cm, y la altura del Puli macho varía de 39 cm a 45 cm. Los hilos de piel del Puli húngaro crecen a medida que crece en altura. Curiosamente, el desprendimiento se detiene una vez que el perro deja de crecer.

Este perro es muy fuerte y corre como el viento. Tiene piernas musculosas y también tiene un poco de racha salvaje. El húngaro Puli necesita hacer ejercicio a diario y necesita espacios abiertos para correr libremente.

Temperamento

El húngaro Puli tiene un temperamento tranquilo y estable, pero todo el infierno se desata cuando se provoca a este perro. Esta raza debe ser entrenada muy temprano, y están listos para ser entrenados cuando tienen solo cuatro meses de edad. Son fuertes y agresivos por naturaleza porque son perros guardianes, por lo que se les debe enseñar a comportarse. El mal comportamiento también debe corregirse tan pronto como aparezca.

Por naturaleza, el Puli es muy protector y protegerá la casa contra intrusos. También pueden proteger eficientemente al ganado y disfrutarán protegiendo rebaños de cabras u ovejas. El húngaro Puli es muy amigable con los miembros de la familia y los niños, pero son hostiles con los extraños. Dicho esto, hacen amigos fácilmente una vez que ven que la persona no es dañina. Debido a que son perros guardianes activos, esta raza es la mejor para las familias que viven en el campo.

Cuidando al Puli húngaro

El pelaje de este perro necesita atención extra porque tiene cordón. A medida que el cachorro crece, los cables deben separarse para que no se entrelacen en un gran nudo. Una vez que los cables tocan el suelo, debe recortarse para evitar que el Puli se tropiece con su propio cabello. Sus uñas también deben cortarse regularmente.

Al igual que cualquier otro perro, el húngaro Puli necesita baños regulares. Sin embargo, después de un baño, debe tomarse el tiempo para secar bien el pelaje y esto puede llevar mucho tiempo porque su cabello es muy grueso y retorcido.

Recuerde sacar al perro todos los días para hacer ejercicio. El húngaro Puli es un excelente compañero para correr. A pesar de su fuerza, pueden ocurrir cataratas y desplazamientos de cadera en el caso de algunos perros. Consulte con el veterinario para las vacunas necesarias.

Recuerda

Nunca tome una decisión apresurada cuando considere un perro mascota. Tómese su tiempo, investigue un poco y vea si tiene tiempo para cuidar al perro y mantenerlo feliz.

El húngaro Puli en juego

Etiquetas:  Animales de granja como mascotas Misceláneas Propiedad de mascotas