Síndrome de Down "en perros: causas, síntomas, expectativas

Autor de contacto

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el síndrome de Down y sus manifestaciones en humanos. Muchos de nosotros nos preguntamos si los perros también pueden verse afectados por el síndrome de Down. La respuesta no está clara. Los perros tienen defectos genéticos, pero no se han conectado a la misma pieza de material genético repetido que causa el síndrome de Down en humanos. Pero algunos perros tienen caras anchas, desarrollo lento y fragilidad física que asociamos con el síndrome de Down en humanos.

Síndrome de Down en humanos

Las células de los perros, los humanos y otros animales mantienen su material genético en paquetes emparejados llamados cromosomas. Los humanos tienen 23 pares de cromosomas. Un cromosoma adicional, más allá de los 46 esperados, generalmente produce un embrión que no puede desarrollarse y crecer. Pero en el caso del cromosoma 21 más pequeño, una copia extra de parte o la totalidad del cromosoma conocido como "trisomía 21" puede producir un embrión que sobrevive y se convierte en un bebé, pero tiene múltiples características inusuales. Esto se conoce como síndrome de Down (o "síndrome de Down").

Las personas con síndrome de Down tienen características físicas distintas que pueden incluir ojos inclinados, cuello corto, cara y nariz de aspecto plano, orejas externas anormales, mentón pequeño pero lengua grande y un solo pliegue en la palma.

Las personas con síndrome de Down también tienden a tener un tono muscular deficiente y retraso en el crecimiento. Su desarrollo mental y físico generalmente va a la zaga del de sus contrapartes normales; Los adultos con síndrome de Down pueden tener un coeficiente intelectual de alrededor de 50, equivalente a la capacidad mental de un niño de ocho a nueve años.

Las personas que tienen síndrome de Down también tienen mayores riesgos que otros de problemas de salud, como problemas de visión, enfermedades cardíacas, problemas gastrointestinales e infertilidad. Su esperanza de vida es más corta, con un promedio de 50 a 60 años, incluso con la atención médica moderna.

¿Los perros tienen síndrome de Down?

No hay respuesta fácil para esta pregunta. Muchos han especulado que los simios, tigres, perros y otros animales pueden tener grupos de defectos genéticos que al menos se parecen al síndrome de Down. Algunos veterinarios dicen que el síndrome de Down existe en los perros. Pero si es así, debe ser diferente al síndrome de Down en humanos. Los perros tienen una cantidad diferente de cromosomas que las personas (78 en comparación con 46) y su par 21 no contiene la misma información que el par 21 en un ser humano, por lo que la trisomía 21 en perros no produciría síndrome de Down. Sin embargo, mucha información que aparece en humanos en el par 21 aparece en otros lugares en los cromosomas de otras especies, incluidos los perros. La investigación sobre los genes de los perros no es tan avanzada como la investigación en humanos. Pocos perros individuales han tenido sus cromosomas o genes analizados.

Por lo general, el cachorro muere antes de nacer. Si realmente sobrevive, los médicos tienden a evitar que viva más de unos pocos días. A veces, el trauma experimentado durante el parto se vuelve demasiado intenso para que el cachorro pueda soportarlo y termina causando su muerte.

Aunque los síntomas del síndrome de Down solo aparecen después de uno o dos años, el cachorro comienza a mostrar anormalidades físicas y lentitud mental desde el principio. Además, aunque el trastorno no afecta directamente la tasa de supervivencia del cachorro, todavía causa un desarrollo deficiente de los órganos y partes del cuerpo.

Además, puede terminar muriendo después de unos días porque es incapaz de alimentarse o moverse para valerse por sí mismo. Otra razón por la cual los cachorros con síndrome de Down mueren temprano es porque su madre los descuida. En algunos casos, incluso puede matar a los cachorros que son anormales, como los que tienen síndrome de Down. La madre intenta eliminar al cachorro enfermo para aislarlo del resto de su camada.

En general, los perros con este trastorno viven un promedio de cinco años, mientras que los sanos viven de 10 a 15 años.

¿Tu perro tiene síndrome de Down?

El veterinario de su familia es probablemente el único que puede identificar si su perro tiene síndrome de Down. Debido a que la genética del perro no es fácil de evaluar, él o ella podrían tener dificultades para proporcionar un diagnóstico. Pero considere preguntarle sobre el síndrome de Down, si su perro tiene síntomas como:

  • Cardiopatía congénita.
  • Dificultad para oír (no reacciona tan rápido como otros en su "paquete").
  • Mala vista, tal vez con cataratas.
  • Problemas de tiroides, como lo demuestra el metabolismo alterado y la temperatura corporal inestable.
  • Comportamiento extraño, como lamentos (de órganos internos malformados) o reserva inusual.
  • Características físicas inusuales. Los rasgos sospechosos incluyen una nariz que siempre está caliente y seca, parches de piel inusuales, pérdida de cabello frecuente, piernas o caderas deformadas y rasgos faciales extraños que incluyen una nariz ancha y lengua protuberante.

Incluso si no obtiene una respuesta definitiva del veterinario, usted y el veterinario pueden decidir que tiene un perro "especial", uno que necesita atención y cuidado especiales, debido a sus genes, su desarrollo embrionario u otras razones. de tu control.

Signos y síntomas

Además de los mencionados anteriormente, los siguientes son los signos y síntomas más comunes del síndrome de Down en perros. Algunos de los síntomas mencionados anteriormente también se analizan en detalle a continuación. Es importante tomar nota de ellos para que pueda detectar el problema temprano y tomar las medidas adecuadas lo antes posible. Si bien puede ser bastante difícil saberlo, aún es posible. Solo tienes que estar atento. Por ejemplo, los perros sanos tienden a tener narices húmedas mientras que los enfermos tienen narices secas. Si desea averiguar si su perro tiene síndrome de Down, asegúrese de tener en cuenta lo siguiente:

  • Mala vista: debido al pobre desarrollo de los perros con síndrome de Down, también tienden a tener una vista pobre. De hecho, también corren el riesgo de desarrollar cataratas en al menos uno de sus ojos. Revisa los ojos de tu perro para ver si están nublados. Si nota nubosidad, puede indicar la formación de cataratas.
  • Rasgos faciales o físicos inusuales: los perros con este trastorno tienden a tener rasgos faciales deformados y enanos. Algunas de las anomalías comunes incluyen cuello corto, cara plana, cabeza pequeña, ojos inclinados hacia arriba y orejas de forma anormal. Además, los perros con síndrome de Down suelen tener narices cálidas y secas. También tienden a tener parches anormales en la piel, o piernas deformadas o incompletas, y sufren pérdida de cabello o desprendimiento.
  • Problemas de audición: Si bien este síntoma puede ser bastante difícil de notar, verá que un perro con síndrome de Down suele ser el más lento para seguir o reaccionar a las órdenes cuando está en compañía de otros perros.
  • Enfermedad cardíaca congénita: es evidente en perros con síndrome de Down porque tienen un sistema circulatorio anormal. Nacieron con malformaciones.
  • Dolor aleatorio: debido a que un perro con síndrome de Down generalmente tenía todo su cuerpo afectado por el trastorno, también puede tener órganos internos con un desarrollo anormal. Esto puede causarle dolor a veces.
  • Descarga: los perros con síndrome de Down también pueden tener otras enfermedades, lo que hace que tengan una secreción con sangre del recto. Puede notar que una descarga sanguinolenta sale de su cuerpo durante las últimas etapas de su síndrome.
  • Problemas de la piel: muchos perros con síndrome de Down sufren problemas de la piel. Además de tener parches anormales o faltantes y mudarse mucho, también pueden ser muy sensibles a los irritantes menores. Esto hace que desarrollen rápidamente alergias y otros problemas de salud.
  • Problemas de tiroides: los perros con síndrome de Down también pueden tener un funcionamiento incorrecto de la tiroides, lo que hace que tengan problemas con su metabolismo y temperatura. En general, tienen una temperatura más baja que los perros normales.
  • Problemas de comportamiento: los perros con síndrome de Down a menudo muestran rasgos y comportamientos extraños, como lamentos, aullidos o gemidos sin cesar. También pueden mostrar una reserva inusual. Los cachorros con este trastorno tampoco avanzan rápidamente a través de las etapas de desarrollo. Se vuelven difíciles de alimentar y entrenar al baño. Esto se debe a que no pueden controlar bien sus vejigas. Incluso pueden salir y luego volver a orinar en la alfombra. Debes tener mucha paciencia cuando trates con ellos.

Manejando la condición de su cachorro especial

Desafortunadamente, no hay tratamientos disponibles para curar defectos genéticos en perros. A pesar de esto, el dueño del perro afectado aún puede darle una vida lo más normal posible, con especial cuidado.

  • Los alimentos para perros ricos en proteínas ayudarán al perro a fortalecer y reparar el músculo perdido. Algunos perros afectados pueden experimentar alergias a los alimentos procesados. Es mejor que un veterinario revise los ingredientes de la comida de su perro para evitar agravar la condición del perro.
  • Una gran cantidad de ejercicio, como caminar a paso ligero todos los días, entrenar con trucos para perros e incluso practicar deportes como Frisbee, ayudará a un perro a fortalecer su corazón y sus huesos. De nuevo, sin embargo, se debe consultar a un veterinario acerca de un plan de ejercicios para un perro "especial"; Si un perro tiene una enfermedad cardíaca congénita, hacer demasiado ejercicio puede causar más daño que bien.
  • Como mantenimiento, el veterinario también puede recomendar chequeos regulares y recetar vitaminas o medicamentos para mantener el buen funcionamiento del sistema del perro. Deben observarse estrictamente las dosis adecuadas y el tiempo de medicación, ya que el cuerpo del perro puede reaccionar de manera diferente al de un perro normal. Si sospecha una alergia a medicamentos, por ejemplo, si el perro tiene convulsiones, picazón o jadeo después de tomar medicamentos, lleve al perro al veterinario inmediatamente.

La vida con un perro "especial" o con síndrome de Down puede parecer un poco difícil, pero en realidad tiene sus beneficios. Los que han cuidado a sus perros afectados están muy contentos y satisfechos de poder criar a estos perros con la mayor normalidad posible. Para algunos, solo la idea de poder prolongar la vida de sus "mejores amigos" de una manera que no podrían haber imaginado es un milagro. Algunos dueños de mascotas especiales se convirtieron en enfermeras o profesionales de la salud tanto para humanos como para animales, gracias a la capacidad de crianza que han desarrollado.

Qué esperar de un perro especial

Por supuesto, esto no quiere decir que no haya compensaciones. Es posible que su perro no viva tanto como un perro normal. No puede esperar que haga todas las cosas que un perro normal puede hacer, por ejemplo, el deber de "perro guardián", debido a sus discapacidades mentales y sensoriales. Si el perro sufre de falta de entrenamiento para ir al baño, o tiene descargas sangrientas del recto, los dueños de mascotas deben mantener a sus hijos y otros miembros del hogar enfermos alejados del perro afectado y sus descargas. El saneamiento frecuente del espacio vital del perro es imprescindible. El área para dormir del perro también debe ser cómoda, ya que sus sentidos y habilidades pueden no permitirle moverse tanto.

¿Sería seguro tener otro perro en el hogar?

Generalmente lo sería, ya que el síndrome de Down o los defectos genéticos en los perros no son contagiosos. Puede ser beneficioso para el perro afectado mezclarse con otros perros. Los perros tienen sus propias formas de comunicarse entre sí, incluso con un perro enfermo o con discapacidad. Si su perro especial tiene una secreción con sangre, o no está entrenado para ir al baño, querrá evitar que otros perros consuman sus heces, ya que esto podría provocar una infección bacteriana.

La reproducción entre perros afectados por defectos genéticos no es muy probable, ya que estos perros probablemente tienen problemas de fertilidad. En cualquier caso, criar un perro así no sería deseable, ya que la descendencia probablemente tendría defectos genéticos.

Tener un perro especial

Cuidar de su perro afectado por defectos genéticos puede ser más un regalo que una carga. Vivir una vida normal es posible si el perro recibe la medicación y la orientación adecuadas. Cuidar de un perro así no es una tarea fácil y requiere madurez emocional. Tener una mascota especial le permitirá a una persona darse cuenta de muchas cosas, incluida su capacidad de amar, prestar atención y preocuparse. ¿Quién hubiera sabido que a pesar de las circunstancias, uno puede darle a un perro la vida que se merece? ¿Quién hubiera sabido que cuidar a un perro enfermo puede convertirse en un curso intensivo de enfermería, o algo así? Tales realizaciones solo llegan a aquellos que experimentan condiciones de vida inusuales, como un perro con problemas especiales. Como siempre dicen: aquellos que pasan por las situaciones más difíciles son los que salen más fuertes al final.

Cuidar de un perro con síndrome de Down

Si bien es cierto que tener un perro con síndrome de Down es un desafío, también puede ser gratificante. Por otra parte, cuando se trata de ser práctico, debe tener en cuenta que cuidar a un perro con esta afección es bastante costoso.

Su trastorno requiere que lo lleves al veterinario con más frecuencia. Las visitas frecuentes significan mayores costos para exámenes, recetas y pruebas. Los medicamentos suelen ser caros porque no están disponibles en todo momento. Algunos perros incluso pueden ser alérgicos a estos medicamentos. Si su perro es alérgico a su medicamento, es posible que tenga dificultades para buscar un sustituto.

Además, debe tener en cuenta los costos adicionales de muebles y tapicería. Si con frecuencia destruye tus cosas, también es necesario reemplazarlas constantemente. Debe tener alfombras limpias, no solo para evitar que su hogar huela mal y apague a sus visitantes, sino también para mantener una buena higiene. Mantener su hogar limpio en todo momento es bastante difícil si su perro con síndrome de Down orina o defeca en interiores ya que es difícil entrenar al baño.

Si comprar cosas nuevas todo el tiempo es demasiado costoso para usted, puede comprar pañales para perros. Esto todavía hará que desembolses dinero, pero al menos, los pañales para perros son más baratos que una alfombra nueva. Sin embargo, si calcula los costos de estos pañales para perros, aún obtendrá una suma enorme de horas extras.

Además, debe tener en cuenta que un perro con este tipo de trastorno no puede hacer lo que hacen otros perros. Por ejemplo, no puede esperar que se desempeñe como un perro guardián debido a sus discapacidades mentales y sensoriales. Incluso puede causar problemas en el hogar, por lo tanto, debe asegurarse de estar completamente preparado para tener un perro como este.

Los siguientes son consejos útiles para recordar cuando se trata y cuida a un perro con síndrome de Down:

Deshágase de cualquier obstáculo físico: en la medida de lo posible, tenga suficiente espacio en su hogar para que su perro pueda moverse. Debido a que un perro con síndrome de Down tiene una visión deficiente, puede terminar tropezando con objetos o paredes grandes. Esto puede hacer que se lastime y se lastime. Esta es la razón principal por la que debe eliminar cualquier posible peligro en su entorno. Si tiene escaleras en su casa, puede instalar puertas para perros o puertas para bebés para evitar que se caiga.

También debe colocar alfombras en toda su casa para evitar que se resbale accidentalmente y se lastime en el proceso. También puede usar calcetines antideslizantes para proporcionar algo de tracción a su perro con síndrome de Down. Si le falta una extremidad debido al trastorno, puede comprar un equipo de adaptación como una silla de ruedas diseñada para perros. Por supuesto, su casa debe ser lo suficientemente espaciosa como para que pueda moverse con su silla de ruedas.

Desinfecte con frecuencia: los perros con síndrome de Down generalmente tienen dificultades para ejercer el control de la vejiga. Esto hace que se alivien en el interior; por lo tanto, debe tener algunos pañales para perros con usted todo el tiempo. Estos son elementos esenciales porque no puedes entrenarlo para ir al baño y ciertamente no quieres que tu hogar sea un desastre. Procure que cambie sus pañales regularmente y limpie su orina y heces para evitar infecciones. Esto es especialmente importante si su perro comienza a tener una secreción sanguinolenta.

No olvides desinfectar su área de vivienda también. El lugar donde duerme también debe ser cómodo y seguro. Tenga en cuenta que los perros con síndrome de Down temen naturalmente todo lo que los rodea, lo que los hace propensos a rasgar objetos debido al miedo y la ansiedad.

Deshágase del desorden: antes de llevarlo a casa, asegúrese de que su lugar sea cómodo, familiar y ordenado. Despeje sus muebles para crear espacio para que se mueva adentro. Abstenerse de poner agua o comida en tazones porque esto puede confundirlo. Tampoco es ideal tener juguetes, ya que los perros con este trastorno no están realmente interesados ​​en los juguetes debido a su discapacidad sensorial.

Ofrecer asistencia cuando sea necesario: si el cachorro con síndrome de Down todavía es pequeño, es posible que necesite mucha ayuda para encontrar su comida durante la comida. Si tiene un trastorno en las piernas y está débil, puede necesitar ayuda para caminar y levantarse. Puedes hacer que use dispositivos adaptativos, como una honda.

Tratamiento y manejo para mejorar la calidad de vida de su perro

Si bien todavía no existe una cura exacta para los perros con síndrome de Down, puede estar seguro de que existen formas de controlar la afección. Los veterinarios generalmente recomiendan los siguientes consejos:

Dele una dieta balanceada y aliéntelo a vivir un estilo de vida saludable para alargar su vida. No es imposible que los perros con síndrome de Down vivan normalmente. Solo tienes que ser paciente para ayudarlos a hacerlo.

Idealmente, debe darle a su perro alimentos que sean ricos en proteínas. Estos alimentos le proporcionarán la energía que necesita para fortalecer y reparar los músculos, permitiéndole mantenerse alerta y móvil. Jerkies de carne y puré de carne son muy recomendables. Por otra parte, no debe olvidar considerar si su perro es alérgico a ciertos ingredientes en productos procesados.

Si su perro no tiene apetito, puede usar estimulantes del apetito como hierbas secas. La menta, el eneldo, el hinojo, el jengibre y la alfalfa son útiles para alentar a los perros con síndrome de Down a comer. También puede usar ajo en polvo ya que generalmente les gusta el ajo. Puedes mezclarlo con pollo hervido o pavo.

Anime a su perro a hacer ejercicio regularmente. Puedes pasearlo por el vecindario o llevarlo al parque a jugar. También puedes hacer ejercicios de entrenamiento para perros y participar en deportes para perros para fortalecer sus músculos, huesos y corazón. Esta es una gran ayuda para prevenir y controlar las enfermedades del corazón. Sin embargo, tenga en cuenta que los perros con este trastorno también tienden a tener estructuras esqueléticas débiles. Por lo tanto, debe preguntarle a su veterinario sobre los tipos de actividades en las que es seguro que participe. Aunque el ejercicio es bueno para su salud, demasiado puede causar problemas cardíacos.

Déle a su perro la oportunidad de socializar con otros perros y también con niños. Incluso si tienen síndrome de Down, todavía les gusta jugar y correr. Estos perros son realmente geniales con los niños porque tienden a ser más tolerantes y sumisos. Tampoco suelen mostrar agresión.

Asegúrese de que su perro obtenga todos los nutrientes que necesita. Su veterinario puede recetarle vitaminas y otros medicamentos. Si su perro tiene problemas de tiroides o una enfermedad cardíaca congénita, también debe tomar los medicamentos adecuados para estas afecciones. Prepárate para gastar mucho dinero en sus medicamentos. El costo de estos medicamentos generalmente depende de la gravedad de la enfermedad del perro.

Por supuesto, debe llevar a su perro al veterinario para chequeos regulares. El veterinario tiene que evaluar si la medicación o el manejo está funcionando correctamente. Además, determinará si la cirugía puede ser necesaria para el caso de su perro.

¿Qué hay del seguro de salud para mascotas?
También puede considerar obtener un seguro de salud para mascotas para su perro con síndrome de Down. Este seguro puede ser beneficioso ya que cubre muchos procedimientos que los perros con este trastorno suelen sufrir. Los honorarios del veterinario, los medicamentos recetados, la hospitalización y los procedimientos quirúrgicos a menudo están cubiertos por el seguro de salud de las mascotas.

Etiquetas:  Conejos Propiedad de mascotas Peces y acuarios