¿De qué color debe ser la secreción ocular de mi perro (mocos)?

Cuando un perro desarrolla secreción ocular, comúnmente conocida como "mocos", es bastante normal que los dueños de perros se sientan alarmados, especialmente si parecen de un color diferente.

Otros dueños de perros, por otro lado, pueden sentirse molestos por ellos, principalmente porque son una vista desagradable.

Aquellos que se involucran en pensamientos preocupantes pueden tener razón. En algunos casos, la suciedad puede indicar un problema ocular subyacente según el tipo de secreción y la cantidad, señala la veterinaria Dra. Ivana.

En este artículo, la Dra. Ivana Crnec, veterinaria practicante graduada de la Universidad Sv. La Facultad de Medicina Veterinaria de Kliment Ohridski en Bitola, República de Macedonia, cubrirá lo siguiente:

  • Si la secreción ocular en los perros es normal
  • Tipos de secreción ocular que indican problemas
  • Las causas subyacentes comunes de la secreción ocular
  • Algunos colores de ojos que indican problemas
  • Problemas subyacentes conocidos por causar secreción ocular

¿Es normal la secreción ocular en los perros?

Sí, las cantidades pequeñas e infrecuentes de secreción ocular son normales.

Para que el ojo de tu perro funcione con normalidad, es necesario que esté lubricado. Aquí es donde entran las lágrimas. Las lágrimas tienen varias funciones: nutren el ojo y proporcionan oxígeno, hidratan las capas externas y ayudan a eliminar los desechos de la superficie.

Las lágrimas se producen en las glándulas lagrimales. Cuando se forman, lavan el ojo y luego drenan a través de los conductos lagrimales ubicados en la esquina del ojo.

Dado que los ojos del perro están constantemente expuestos al medio ambiente, se espera que se acumulen desechos en el rabillo del ojo.

Los desechos se mezclan con las lágrimas que esperan ser drenadas y forman secreciones oculares, más conocidas popularmente como mocos, mugre, pegote o costra.

¿Cuándo es normal la secreción ocular en los perros?

La secreción ocular es normal cuando está presente en pequeñas cantidades y en situaciones específicas.

Por ejemplo, una pequeña cantidad de mocos de color marrón claro por la mañana es normal. También es normal si este tipo de suciedad en los ojos está presente cuando un perro se despierta de una siesta.

Según la anatomía facial y los hábitos de higiene del perro, estas suciedades matutinas son más pronunciadas en algunos perros que en otros.

Es decir, es probable que los bóxers, los carlinos y otras razas con ojos grandes y hocicos cortos experimenten abundantes pérdidas oculares.

Del mismo modo, los Cocker Spaniel y los Caniches están predispuestos a la obstrucción de los conductos lagrimales. Una vez que los conductos lagrimales están bloqueados, las lágrimas se acumulan, lo que resulta en una formación más intensa de suciedad y secreción en los ojos.

Además de la anatomía facial y ocular, otro factor de riesgo para una mayor presencia de secreción ocular en perros son las alergias. Obviamente, los perros con alergias experimentan una mayor pérdida de orina y es más probable que desarrollen mocos en circunstancias normales.

Como propietario, podrá notar un patrón en la presencia de secreción ocular en su perro. De esa manera, sabrá cuándo los mocos son normales y cuándo son indicativos de un problema subyacente.

¿De qué colores puede ser la secreción ocular?

La secreción ocular puede ser clara, blanca, roja oscura, marrón, amarilla o verde. El color es importante ya que a menudo indica un problema específico. Echemos un vistazo más de cerca a los diferentes colores y su significado.

Secreción ocular clara y acuosa

Por lo general, este tipo de flujo es causado por alergias e irritantes ambientales comunes, como el polvo o el polen.

La secreción clara y acuosa también puede ser provocada por un traumatismo cerrado en el ojo, heridas oculares superficiales y conductos lagrimales bloqueados.

La secreción ocular acuosa es normal en razas braquicefálicas (pugs, boxers y perros pequinés) con ojos saltones.

Secreción del ojo blanco

La secreción ocular blanca tiene dos causas principales: alergias y problemas con la anatomía del ojo.

Los problemas comunes que resultan en secreción ocular blanca son el ojo seco (también conocido como queratoconjuntivitis sicca o KCS) y conjuntivitis (inflamación de los tejidos que rodean el ojo).

Secreción ocular de color rojo oscuro y marrón

Esto suele ser más común en forma de manchas en lugar de la descarga típica.

Ocurre en perros con lagrimeo crónico causado por conductos lagrimales bloqueados o anatomía ocular anormal.

De cualquier manera, el color único se debe a la exposición prolongada a las manchas de lágrimas. La tinción en sí es el resultado de una sustancia llamada porfirina.

La porfirina normalmente se encuentra en las lágrimas y es incolora. Sin embargo, cuando se expone al oxígeno, se vuelve rojo o marrón.

Secreción ocular amarilla y verde

La causa más común de secreción ocular amarilla o verde es una infección bacteriana del ojo.

Estos colores de secreción ocular también se pueden ver en perros con úlceras corneales y heridas oculares infectadas.

La presencia de secreción ocular amarilla o verde es una señal de alerta e indica que el perro necesita atención veterinaria inmediata.

¿Qué causa la secreción ocular en los perros?

Con los colores de las secreciones oculares cubiertos, es hora de que discutamos las causas subyacentes más comunes y digamos una o dos palabras sobre las posibles opciones de tratamiento.

1. Infección ocular (conjuntivitis)

La conjuntivitis es la inflamación del revestimiento del ojo y es un problema generalizado en los perros. Puede desencadenarse por alergias, defectos de nacimiento, problemas con los conductos lagrimales, lesiones, enfermedades infecciosas (p. ej., moquillo) o incluso tumores oculares.

Si no se trata, la conjuntivitis se propaga y puede provocar daños oculares permanentes. Dado que hay muchas causas diferentes de infección ocular, el tratamiento exacto dependerá del desencadenante específico.

2. Ojo seco (queratoconjuntivitis sicca)

El ojo seco o queratoconjuntivitis seca (QCS) es un tipo específico de infección ocular en la que las glándulas lagrimales no producen lágrimas. Como resultado, el ojo no puede lubricarse y se seca e inflama.

Esto puede provocar infecciones, daños oculares permanentes y, en casos graves, incluso pérdida de la visión.Afortunadamente, KCS es fácil de diagnosticar y, con un tratamiento oportuno y adecuado, fácil de manejar.

3. Lesiones oculares y objetos extraños

Las lesiones oculares superficiales y los objetos extraños son comunes en los perros y siempre se manifiestan con un aumento de la secreción ocular.

En tales casos, el aumento de la producción de secreción ocular es un mecanismo de defensa normal: el ojo produce más lágrimas para limpiar la herida o eliminar el objeto extraño.

Sin embargo, si la secreción ocular cambia de color o se vuelve pronunciada, es imprescindible acudir al veterinario.

4. Ojo de cereza

El ojo de cereza es una afección en la que la glándula en la parte posterior del tercer párpado (también conocida como membrana nictitante) sobresale y se convierte en una masa hinchada e inflamada que se asemeja a una cereza.

Normalmente, la glándula se mantiene en su lugar mediante un ligamento. Sin embargo, si el ligamento se rompe, la glándula se abrirá. Esto es más común en las razas braquicefálicas.

El ojo de cereza no es doloroso, pero es irritante y aumenta el riesgo de infecciones oculares.

Los perros con ojos de cereza requieren una cirugía correctiva en la que se reposiciona la glándula y se fija en su lugar anatómico normal.

5. Entropión y ectropión

El entropión y el ectropión son anomalías hereditarias de los párpados.

El entropión indica párpados invertidos hacia adentro y es más común en perros con exceso de pliegues en la piel, como Shar-Peis y Chow Chow. Como resultado, las pestañas irritan constantemente la córnea.

Los perros con ectropión tienen el problema opuesto: párpados invertidos hacia afuera, lo que impide que el ojo se cierre correctamente. La condición es común en Bloodhounds, Cocker Spaniels, Mastiffs y Dogo de Burdeos.

Ambas condiciones son fáciles de resolver a través de un simple procedimiento quirúrgico.

6. Úlceras corneales

Úlcera corneal es el término médico para las llagas en los ojos, que pueden ser superficiales o profundas. En ambos casos, son dolorosos y, si no se tratan, pueden tener consecuencias a largo plazo.

Las úlceras corneales pueden ser causadas por traumatismos oculares, cuerpos extraños, falta de producción de lágrimas, etc.Un perro con una úlcera corneal será sensible a la luz, entrecerrará los ojos con frecuencia y se frotará el ojo con las patas.

Dependiendo de la gravedad de la úlcera, el tratamiento puede incluir medicamentos como antibióticos y antiinflamatorios o cirugía.

7. Tumores oculares

Los tumores oculares en perros no son comunes. Sin embargo, si ocurren, pueden desencadenar una variedad de síntomas, incluido el aumento del lagrimeo y la formación de secreción ocular.

Algunos tumores oculares son benignos y pueden tratarse, mientras que otros son malignos y tienen un mal pronóstico.

8. Cataratas

Las cataratas son la opacidad del cristalino y, por lo general, son una afección hereditaria. Sin embargo, las cataratas caninas también pueden ser el resultado de la diabetes mellitus.

Es común en Boston Terriers, French Poodles, Labrador Retrievers, American Cocker Spaniels y Welsh Springer Spaniels.

Si se detecta a tiempo, el veterinario puede realizar una cirugía para eliminar las cataratas y salvar la visión del perro. Sin embargo, si no se trata, conduce al deterioro de la visión y, finalmente, a la pérdida de la visión.

9. Glaucoma canino

El glaucoma canino es una afección grave que se manifiesta con un aumento de la presión dentro del ojo. Puede ser causado por daño en el cristalino, inflamación, infecciones, tumores y sangrado dentro del ojo.

El glaucoma es una condición extremadamente dolorosa y se manifiesta con abultamiento del ojo afectado, opacidad del ojo y exceso de lagrimeo.

Según la gravedad de la situación, el veterinario puede prescribir medicamentos o, en casos más pronunciados, recomendar la extracción del globo ocular.

Considerándolo todo, la secreción ocular es normal cuando está en pequeñas cantidades y es clara o acuosa.

Sin embargo, la presencia de abundante secreción ocular o secreción de color oscuro indica un problema subyacente y requiere atención veterinaria.

Los ojos del perro son estructuras sensibles. Por lo tanto, todos los problemas deben abordarse rápidamente. Cuando se trata de problemas oculares en perros, las cosas pueden ir de mal en peor en cuestión de horas.

Si su perro experimenta una secreción ocular inusual u otros problemas oculares, llame a su veterinario de confianza y programe una visita.

Este artículo es preciso y fiel al leal saber y entender del autor. No pretende sustituir el diagnóstico, pronóstico, tratamiento, prescripción o asesoramiento formal e individualizado de un profesional médico veterinario. Los animales que muestren signos y síntomas de angustia deben ser vistos por un veterinario de inmediato.

Etiquetas:  Reptiles y anfibios Misceláneas Animales De Granja Como Mascotas