Comprender los problemas de la glándula anal en perros

¿Qué son exactamente las glándulas anales?

Es posible que no haya sido totalmente consciente de los problemas de la glándula anal del perro hasta que Rover comenzó a tener problemas. El olor a pescado puede haber sido abrumador, o puede haber comenzado a deslizarse por el suelo. Independientemente de lo que hizo, el problema no puede ser ignorado. Pero, ¿qué son exactamente las glándulas anales? ¿Cuáles son sus funciones y, lo más importante, por qué causan problemas?

Las glándulas anales no solo están presentes en los perros, sino que también aparecen en una variedad de otros mamíferos. Las glándulas anales son básicamente glándulas pequeñas que se encuentran alrededor del ano del perro. Si nos fijamos en el ano del perro, se encuentran aproximadamente en la posición de las 4 en punto y las 8 en punto. Normalmente, estas glándulas pasan desapercibidas, hasta que estallan los problemas de las glándulas anales de los perros.

La función de las glándulas anales en perros

Entonces, ¿cuál es exactamente la función de estas glándulas? Las glándulas anales tienen una variedad de funciones, y algunas son bastante peculiares desde la perspectiva del dueño de un perro. Sin embargo, sus funciones pueden ser bastante fascinantes al mismo tiempo. Los siguientes son algunos de los propósitos de las glándulas anales en perros.

1. Difundir información

Usted sabe que los perros mueven la cola para demostrar amistad, pero hay más que simplemente ser un signo visual de amistad. Equipados con más de 200 millones de receptores de olor, los perros se comunican mucho a través del olfato. El movimiento de la cola básicamente ayuda a las glándulas anales y precaudales a propagar feromonas, que deben ser recogidas por otros caninos para recuperar información importante. La cola, por lo tanto, funciona casi como un abanico, propagando efectivamente estos olores. Esto explica por qué los perros están tan interesados ​​en oler sus traseros. Los perros que son asociales o temerosos, pueden no desear difundir estos olores y, por lo tanto, pueden decidir simplemente mantener la cola escondida.

2. Dejando huellas

Cuando los perros defecan, las glándulas anales también liberan algunas feromonas, lo que proporciona a otros perros información importante. Esto explica por qué los perros están tan interesados ​​en oler las heces de otros perros. Steven Lindsay, en el libro Manual de comportamiento y entrenamiento de perros aplicados: procedimientos y protocolos, explica cómo ciertas secreciones encontradas en las heces pueden actuar como repelente para mantener a otros perros alejados del territorio.

3. Amenazas reveladoras

Hay una razón especial por la que muchos perros tienen mucho miedo en la oficina del veterinario. Este miedo a veces puede parecer infundado, pero proviene de algo que nosotros los humanos a veces no podemos percibir. Los perros temerosos en la oficina del veterinario a menudo liberan secreciones de sus glándulas anales. Dichas secreciones son captadas por las narices sensibles de otros perros, lo que hace que estén alertas y conscientes de algo problemático. En este caso, las glándulas anales en los perros funcionan de manera similar a las glándulas de una mofeta que enfrenta una amenaza percibida.

Si bien las glándulas anales se usan para el reconocimiento entre los perros y el marcado de olores, estas dos glándulas a veces pueden encontrar problemas. Esto es cuando pasan de desapercibidos a imposibles de ignorar. A continuación, veremos algunos problemas comunes de la glándula anal del perro.

Expresión de la glándula anal del perro explicada por veterinario

Problemas de la glándula anal del perro y su resolución

Causas de los problemas de la glándula anal del perro

Las glándulas anales son normalmente del tamaño de un garbanzo y comúnmente secretan un líquido amarillo-marrón cuando el perro defeca. Esto tiende a ocurrir cuando las heces son lo suficientemente firmes como para permitir que las glándulas se vacíen con éxito. Los problemas comienzan cuando las heces son blandas durante bastante tiempo y no permiten que las glándulas se vacíen. Cuando esto sucede, las glándulas pueden volverse demasiado llenas y causar molestias en el perro. Por lo tanto, el perro afectado puede comenzar a moverse o morder con la esperanza de expresar las glándulas en un proyecto de bricolaje.

Aquí es donde un poco de ayuda es de gran ayuda. Su veterinario puede expresarle las glándulas o puede pedirle a un peluquero que lo haga por usted. Algunos dueños de perros pueden estar interesados ​​en aprender a expresar estas glándulas por su cuenta, pero esto puede ser un asunto muy maloliente y no es para los débiles de corazón.

La falta de expresión de las glándulas puede ocasionar complicaciones tales como impactación y posterior inflamación, infección y abscesos que causan hinchazón, dolor, secreción sanguinolenta, mal olor e incluso fiebre. Algunos perros pueden sentirse incómodos al sentarse y pueden "sentarse descuidados" para evitar el dolor. Además, las glándulas anales pueden ser propensas a desarrollar crecimientos que pueden convertirse en adenocarcinomas malignos.

Tratamiento de enfermedades de las glándulas anales del perro

En el caso de diarrea persistente, es importante tratar el problema para que las heces se reafirmen y reanuden el vaciado exitoso de las glándulas. La adición de algo de fibra adicional puede ser útil para permitir que las heces se vuelvan más voluminosas y más efectivas para vaciar las glándulas. Algunos dueños de perros han obtenido resultados alimentando calabaza simple (no la versión de pastel con especias agregadas)

Cuando las glándulas anales comienzan a inflamarse, ayuda aplicar una compresa tibia en el área durante 10 minutos al menos 4 veces al día durante los primeros 3 días, y luego dos veces al día durante los siguientes 3 días, explica el veterinario Dr. Fiona para Solo responde. Ayuda a recalentar la compresa cada dos minutos más o menos. Esto se puede hacer hasta que un veterinario pueda ver al perro y vaciar las glándulas.

En el caso de un absceso, el perro recibe antibióticos orales y una vez que disminuye la hinchazón y el dolor, el veterinario puede intentar expresarlos.

Finalmente, en casos severos como en tumores o problemas persistentes de la glándula anal del perro, puede ser necesario un procedimiento conocido como sacculectomía anal. En tal caso, las glándulas anales se eliminan por completo.

Descargo de responsabilidad: este artículo no debe utilizarse como sustituto del asesoramiento veterinario profesional. Si su perro ha desarrollado problemas en la glándula anal, busque el consejo de su veterinario.

Etiquetas:  Perros Peces y acuarios Gatos