Los 5 hechos más extraños sobre geckos

Autor de contacto

1. El incesante llamador

En 2018, las cosas se pusieron extrañas en el hospital Kei Kai Ola en Hawai. Durante los días normales, la instalación ayuda a las focas monje hawaianas. Ese día en particular, el director recibió una llamada telefónica del centro. Cuando ella respondió, solo hubo silencio.

La Dra. Claire Simeone no estaba en el hospital, pero pronto recibió tantas llamadas que se apresuró hacia allí a toda prisa, por temor a que una crisis de focas hubiera estallado en alguna parte. A su llegada, un miembro del personal informó a la confundida Simeone que nadie la había llamado.

El factor extraño aumentó considerablemente cuando la gente comenzó a llamar al hospital. Cada uno insistió en querer saber por qué el centro seguía llamándolos. No solo una o dos veces. Oh no, alguien del hospital llamó a la gente sin parar. Simeone verificó con la compañía telefónica y un técnico confirmó que se habían hecho un "bazillion" de llamadas desde una línea en el hospital.

El director buscó en las instalaciones para confrontar a la persona y encontró un gecko. Resultó que un gecko de día con polvo de oro jugaba con la pantalla táctil del teléfono. Milagrosamente, había obtenido acceso a la lista de llamadas del hospital y el resto es historia.

2. Geckos que se parecen al pollo crudo

¿Crees que los geckos no podrían ser más lindos? Muy bien, depende de cuál sea tu punto de vista sobre lindo.

En 2004, se descubrió una nueva especie en Madagascar. Cuando Geckolepis megalepis debe hacer una escapada rápida, el lagarto pierde su piel. Otras cuatro especies de lagartos hacen lo mismo, por lo que el concepto no es único.

Sin embargo, lo que hace que el gecko de Madagascar sea tan notable es la longitud física que recorre para desollarlo. La criatura se despega hasta el músculo. Esto sucede sin sangre y crea un gecko de aspecto adorable que se asemeja a un pollo crudo o un cachorro sin pelo.

Antes y después (Madagascar Gecko)

3. Uno vivía dentro del oído de alguien

Hace unos años, un hombre en China se despertó. Este no era tu despertar normal porque el gallo cantó o el despertador maldito sonó. El sueño del paciente no identificado fue interrumpido por un fuerte dolor de oído. Fue tan malo que decidió ir al hospital.

Los doctores le miraron obedientemente al oído. Para su sorpresa, vieron un pequeño gecko acurrucado dentro del canal auditivo. Al principio, pensaron que estaba muerto. Sin embargo, cuando una pinza intentó eliminar al reptil, tuvo problemas. El hombre finalmente fue relevado de su extraño visitante, pero al lagarto le faltaba la cola. Afortunadamente, no estaba dentro del oído del chico.

4. Caminan sobre el agua

A veces, los geckos se comportan como pequeños extraterrestres. Desafían la gravedad al caminar en el techo. Sobreviven rompiendo sus espinas para deshacerse de sus colas. Los goobers también caminan a través del agua. En 2019, los investigadores finalmente resolvieron el misterio de cómo se mantienen a flote mientras corren sobre el líquido.

Esta habilidad aparentemente mágica era una combinación de diferentes movimientos y fuerzas. En cada paso, la pata de la criatura se balanceaba en el aire, golpeaba la superficie del agua y finalmente la acariciaba. Junto con las fuerzas de flotabilidad y el levantamiento hidrodinámico impulsado por el movimiento (piense en una lancha a motor que roza la superficie de un lago), el gecko logra la ligereza deseada.

La técnica no es perfecta. La cola de la criatura todavía se arrastra bajo el agua, lo que crea mucha resistencia. Para contrarrestar esto, los geckos se convierten en pequeños cocodrilos. Más bien, se mueven como ellos. Al tejer sus cuerpos a través del agua, crean una propulsión lo suficientemente fuerte como para romper la resistencia.

5. Un fuerte agarre mortal

En 2014, los científicos reflexionaron sobre una pregunta extraña. Si un gecko muere mientras trepa por una pared o atraviesa el techo, ¿se quedaría pegado a la superficie o se caería? La pegajosidad de los geckos no se entiende completamente. Los investigadores saben que millones de cerdas diminutas hacen que sus dedos de los pies estén pegajosos. Sin embargo, nadie podía decir con certeza si esta habilidad era voluntaria o automática.

Resulta que los geckos no pueden controlar activamente sus pies gomosos. Durante las pruebas, se colocaron dos lagartos en una sábana y se determinó que su "fuerza de agarre" era alrededor de 20 veces más de lo que pesaban. Desafortunadamente, los animales fueron sacrificados durante la segunda mitad del estudio.

Alrededor de siete minutos después de la muerte, los geckos se colocaron contra la misma placa acrílica. Sorprendentemente, sus pies se comportaron de la misma manera que en la vida. Su agarre se mantuvo igual de fuerte e incluso el ángulo, el estiramiento y la posición de los dedos de los pies permanecieron similares.

Etiquetas:  Mascotas exoticas Roedores Peces y acuarios