Cómo hacer que un cachorro deje de morder

Autor de contacto

Los perros usan la boca para explorar sus alrededores. ¡A veces, esto no es tan romántico como parece! Pueden masticar su alfombra favorita, devorar su nuevo par de tacones y morder la silla de su abuela sin remedio. Además de los daños financieros (y emocionales), la boca de los perros también puede ponerlos en peligro. Pueden comer rocas, tenedores, chupetes, patos de goma y ropa interior. De hecho, varios matrimonios han terminado debido a los hábitos alimenticios de un perro. ¿Por qué los perros mastican así?

Además de ser masivamente destructivos, los perros también pueden actuar como cocodrilos. Pueden morder nuestra ropa, nuestras manos, nuestros brazos, nuestros pies e incluso nuestras piernas. Y, chico, ¿duele! Si eres el orgulloso propietario de un cachorro, esas pequeñas agujas (también conocidas como dientes) pueden ser muy dolorosas. . . ¿Y sabías que están destinados a ser dolorosos? Los dientes de cachorro fueron diseñados para causar dolor, son extremadamente afilados y puntiagudos. Si no lo fueran, los cachorros no tendrían la oportunidad de aprender una habilidad extremadamente importante: la inhibición de la mordedura.

Enseñarle a su perro la inhibición de la mordedura y cómo ser amable

La inhibición de la mordedura es algo que desea que tenga su perro. En pocas palabras, es la capacidad del perro para controlar su mandíbula al reducir la presión que aplica cuando muerde. Si su perro tiene una mala inhibición de la mordida, causará un gran daño si muerde a alguien. Por el contrario, si ha adquirido una inhibición de mordida perfecta, sus picaduras pueden sentirse como cosquillas suaves. Desafortunadamente, esto no está directamente relacionado con el nivel de agresión de un perro. Si su perro tiene un problema de agresión pero ha aprendido efectivamente a inhibir sus mordeduras, el proceso de rehabilitación puede ser relativamente simple. Sin embargo, si muerde sin control ni restricción alguna, es posible que deba preocuparse. Lamentablemente, la inhibición de la mordedura puede ser muy difícil de enseñar en un perro adulto; Debe adquirirse durante la etapa de cachorro.

Cómo morder se detiene naturalmente

¡Imaginemos que tiene un cachorro! Oh, las alegrías de compartir tu vida con un cachorro. ¡El pis y la caca interminables y especialmente la mordedura constante! Este es el momento perfecto para continuar el proceso de enseñarle la inhibición de la mordedura. Si, lo lees correctamente. Si su cachorro tuvo la oportunidad de quedarse con su madre y sus hermanos hasta que tenía ocho semanas de edad, ya debería tener un poco de inhibición de mordida.

Cuando los dientes de un cachorro comienzan a crecer, lastimarán a la madre cuando intenten amamantar; ella se asegurará de avisarles alejándolos. Cuando juegan con sus hermanos y muerden demasiado, los otros cachorros pueden gritar y alejarse; de ahora en adelante, se dan cuenta de que necesitan ser más suaves, de lo contrario, ¡la diversión ha terminado! Si tu cachorro se mantuvo alejado de sus hermanos, nunca tuvo la oportunidad de experimentar esto, ¡lo que significa que tienes mucho trabajo por hacer!

Enseñanza del control de mordida

Estos son los métodos para ayudar a enseñar el control de la mordida:

  • Nunca permita que los dientes entren en contacto con la piel.
  • Grita "¡ay!" si sucede y deja de jugar.
  • Hacer la vida aburrida (es decir, no agarrar y tirar del objeto).
  • Prevenir la tentación.
  • Entrenamiento profesional.

¿Cómo le enseñas a tu cachorro a controlar su pequeña boca llena de agujas? Antes que nada, nunca le permitas convertir tus manos en juguetes para masticar. ¡Sus dientes nunca deberían tocar tu piel! Si estás jugando con él, asegúrate de ofrecerle un juguete; Si te muerde la mano (incluso si es accidental), detiene la sesión de juego inmediatamente. Puede hacerle saber que hizo algo que no debe hacer diciendo "¡ay!" Y alejándose. Espere cinco minutos e intente nuevamente. Después de algunas repeticiones, probablemente será más cuidadoso durante las sesiones de juego. Las personas tienden a jugar y pelear con los cachorros, usando sus manos para burlarse de ellos; ¡deberían evitar hacerlo! ¡Recuerde, sus manos no son juguetes para masticar! En su lugar, puede usar juguetes de goma, cuerdas, juguetes de plástico: la lista es interminable.

Enséñele a su cachorro qué es un juguete y qué no es un juguete

Algunos cachorros también disfrutan de morder nuestros cordones de los zapatos; son muy divertidos para jugar! Si tu cachorro lo hace, deja de moverte. Evite arrastrarlo, de lo contrario, solo lo emocionará más. ¡Haz que sea aburrido para el cachorro! Quédate quieto y espera. Si lo suelta, recompénselo permitiéndole jugar con un juguete apropiado. Asegúrese de que el juguete sea más interesante que sus zapatos; Si no le gustan los juguetes, ofrézcale un delicioso manjar. Si no lo suelta y sigue tirando del cordón del zapato, debes redirigir su atención. ¡Esperar no ayudará, ya que se está divirtiendo mucho solo! Tome un trozo de comida (o un juguete para masticar muy interesante), diga "déjalo ir" y colóquelo justo en frente de la nariz del cachorro. Probablemente perderá interés en el cordón de los zapatos y no dudará en tomar el premio. Una vez que tenga la idea, tenga cuidado de no crear una cadena de comportamiento. Es posible que aprenda que para recibir el premio, debe morderte el cordón del zapato; ¡Este no es el propósito del ejercicio! Para evitar esto, simplemente pídale que se siente o se recueste antes de darle el premio.

La prevención y la persistencia son claves en el entrenamiento

Como en cualquier otro problema de comportamiento, la prevención es la clave. Si tu cachorro está muy emocionado y crees que saltará directamente a tus manos, ofrécele el juguete de antemano; si corre hacia tus zapatos, ¡ofrécele el juguete para masticar! La persistencia y la paciencia son extremadamente importantes; ¡Asegúrate de respetar el ritmo de aprendizaje de tu cachorro!

Por otro lado, si su perro ya ha alcanzado la edad adulta, es posible que deba contactar a un profesional. Las cosas no son tan fáciles con los perros adultos, especialmente si muerde por frustración o miedo. ¡Pedir ayuda! Un conductista certificado o un entrenador de perros positivo sin duda ayudará a acelerar el proceso de entrenamiento. No esperes hasta que tu perro lastime a alguien; un perro con poca inhibición de mordida puede causar heridas graves si está motivado para infligir una mordida.

Etiquetas:  Propiedad de mascotas Roedores Reptiles y anfibios