¿Por qué mi perro lleva un juguete en la boca y se queja?

¿Por qué algunos perros se quejan mientras llevan juguetes?

Un perro generalmente hace una de dos cosas con su juguete favorito. Podría llevarlo a sus lugares favoritos para relajarse y roer o caminar inquieto con los juguetes en la boca, quejándose sin cesar.

Si tu perro hace eso último, probablemente te estés preguntando qué da. Hay varias explicaciones para tal comportamiento, ¡pero definitivamente no solo se queja por no tener un mejor juguete!

Posibles explicaciones

Debido a que los perros no pueden hablar, en última instancia, solo podemos hacer suposiciones sobre su comportamiento. La edad, el sexo y la raza del perro pueden ser factores a tener en cuenta al observar comportamientos específicos del perro.

Por ejemplo, si el comportamiento lo lleva a cabo una mujer no remunerada, puede ser que esté exhibiendo los primeros signos de un embarazo falso. Se produce un embarazo falso después de que un perro ha pasado por el calor, pero no se apareó / sus huevos no fueron fertilizados. Por lo tanto, una mujer en falso embarazo puede tener comportamientos maternos, como cargar juguetes como si fueran sus cachorros. Por lo tanto, puede formar un vínculo emocional con sus juguetes y quejarse mientras los lleva a buscar un lugar para anidar.

Sin embargo, los machos, las hembras esterilizadas y las hembras que no se someten activamente a un embarazo falso también pueden llevar juguetes y quejarse, pero con comportamientos muy diferentes.

Más razones por las que los perros se quejan

  • Una percepción del juguete como de alto valor: algunos perros, cuando reciben artículos de alto valor como huesos, se quejan y caminan por algún tiempo, casi como si estuvieran buscando un lugar seguro para enterrarlo. Luego eventualmente se calman y deciden masticarlo o jugar con él. Ciertas razas, especialmente aquellas criadas para cazar, ven los juguetes chirriantes como artículos de alto valor. Los laboratorios y Goldens, por ejemplo, fueron criados para recuperar aves acuáticas, por lo que un juguete chirriante que hace un sonido que imita a un pájaro caído puede causar emoción.
  • Un instinto para enterrar el juguete: si tu perro normalmente no esconde cosas, podría ser que instintivamente sabe que hay algo que se supone que debe hacer con su preciado juguete, pero no sabe qué (especialmente si nunca ha visto otro perro entierra sus tesoros).
  • Emoción: algunos perros, por otro lado, parecen estar tan entusiasmados con tener un juguete nuevo que no saben cómo expresarse, y esto genera sesiones de lloriqueo.
  • Un deseo de jugar: podría ser que el perro quiera que el dueño juegue con el juguete con él, y quejarse es su forma de expresar ese deseo. Por ejemplo, si le has enseñado a tu perro a jugar a la pelota, puede venir con su juguete en la boca y solicitar una sesión. Si no le prestas atención, puede quejarse. Si el quejido te llama la atención y tiras la pelota, entonces el quejido se refuerza y ​​probablemente se repetirá cada vez que el perro quiera jugar. Sin embargo, este es un comportamiento diferente al de llevar un juguete sin rumbo. El perro busca activamente una sesión de juego.

Mientras su perro no se convierta en protector del juguete, quejarse es un comportamiento bastante inocente. Pero puede ser molesto, especialmente si su perro se da cuenta de que llama su atención. Si te molesta, puedes intentar invertir en juguetes que sean más interactivos, como los Kongs. Puedes llenar Kongs con golosinas, lo que alienta al perro a buscar activamente su contenido. Esto lleva al perro a acostarse y trabajar en él, en lugar de llevarlo sin rumbo. ¡Una situación de ganar-ganar para todos!

Etiquetas:  Animales De Granja Como Mascotas Propiedad de mascotas Reptiles y anfibios