¿Por qué los veterinarios llevan a los perros a la trastienda para los exámenes?

Por qué los veterinarios llevan perros a la trastienda

Después de llevar a su perro al veterinario durante un tiempo, es posible que esté acostumbrado a verlo desaparecer en la parte posterior con el personal veterinario. ¿Pero por qué es esto necesario? Y, lo que es más importante, ¿qué sucede detrás de esas puertas cerradas?

Como ex asistente veterinario, puedo proporcionar una visión interna de las diversas razones por las cuales su mascota es llevada a la parte posterior.

1. Una cuestión de conveniencia

Una de las razones más comunes para llevar a su perro a la trastienda es simplemente una cuestión de conveniencia.

Equipo medico

La próxima vez que esté en la sala de examen, eche un vistazo a su alrededor. Probablemente notará una mesa de examen y un escritorio con varios cajones. Esos cajones están provistos de varios artículos esenciales, como bozales, otoscopios, bolas de algodón, guantes, jeringas y productos desinfectantes. ¿Cómo puedo saber? ¡Limpié estos cajones innumerables veces!

Por muy bien surtidos que estén esos cajones, solo contienen un tercio de las cosas que se necesitan para llevar a cabo un examen exhaustivo. El cuarto trasero está lleno de otros equipos a los que su veterinario necesita acceso.

Procedimientos complicados

También puede ser la misma habitación donde los perros se someten a cirugía o se recuperan de ella. A veces, estos procedimientos se vuelven complicados: es probable que no desee las secreciones malolientes de las glándulas anales de su mascota en su ropa.

Los animales sometidos a cirugía también pueden necesitar silencio para relajarse. Además, a las personas aprensivas puede no gustarles la vista de los procedimientos quirúrgicos.

Mantenerse a tiempo

El tiempo también es un factor. Ir a la trastienda ahorra un tiempo precioso porque su veterinario no tiene que llevar equipos voluminosos desde la trastienda hasta la sala de examen, lo que puede retrasarlo fácilmente.

¿Qué sucede exactamente allí atrás?

Es muy probable que su veterinario esté haciendo uno o más de los siguientes:

  • Una lectura de la presión arterial
  • Un rayo X
  • Usar una lámpara de Wood para ver si tu mascota tiene tiña
  • Una cirugía

Si todavía está preocupado, siempre puede preguntar cortésmente: "Tiendo a preocuparme por lo desconocido. ¿Puedo saber por qué llevan a mi perro a la trastienda?" La mayoría de los veterinarios o técnicos veterinarios estarán encantados de proporcionar detalles.

La última vez que estuve en el veterinario, pregunté por qué tardó tanto en hacerse las radiografías de mi perro. El técnico dijo que necesitaba a alguien que lo ayudara a levantar a mi perro sobre la mesa, pero esa persona no estaba disponible. Fue algo bueno que le pregunté porque mi mente estaba corriendo con todo tipo de presunciones acerca de que mi perro no era cooperativo.

2. Cuestiones de responsabilidad

Un problema que a menudo veo en la sala de examen es que los propietarios insisten en sujetar a sus perros ellos mismos. Aunque esto suena como una buena idea, puede ser un gran problema de responsabilidad para el veterinario.

Ha habido demandas entabladas por dueños de perros que fueron mordidos por sus propios perros en la sala de examen. Debido a que los veterinarios son responsables de cualquier cosa que les suceda a los propietarios en la sala de examen, es bastante normal que lo desalienten de restringir a su perro cuando tienen personal capacitado profesionalmente para realizar técnicas de restricción seguras.

Hace muchos años, llevé a mi perro al veterinario para que me limpiaran una herida dolorosa. Al principio, traté de ayudar, pero el veterinario me dijo: "Permítame que mi personal capacitado profesionalmente sostenga a su perro para este procedimiento. No queremos que asocie esta experiencia no tan agradable con usted".

3. Menos estrés para los perros

Más espacio

Otra razón es que el cuarto de atrás ofrece más espacio para su cachorro para que no se estrese tanto. Las salas de examen tienden a ser bastante pequeñas, y la mayoría de los perros sienten alivio cuando son llevados a una sala más grande.

La presencia del propietario puede agregar más estrés

Existe la teoría de que los perros tienden a estar menos estresados ​​cuando no están en presencia de sus dueños durante un examen. Como asistente veterinario, recuerdo que solíamos llevar perros que eran particularmente difíciles o frenéticos a la trastienda. ¿Parecían más tranquilos allí? Bueno, para ser totalmente honesto, tenía sentimientos encontrados. Vi que algunos cachorros parecían calmarse, mientras que otros eran tan frenéticos como lo estaban en presencia de sus dueños. ¡Algunos parecían estar aún más estresados ​​que antes!

4. Vista desagradable para los propietarios

Muchos perros tienen que ser amordazados y restringidos, a veces de manera que los dueños se sientan incómodos. Por supuesto, no están heridos de ninguna manera. Simplemente tienen que mantenerse quietos para ciertos procedimientos delicados, como una extracción de sangre. Esto a veces requiere varios técnicos veterinarios para mantenerlos bajos. Ver a tantas personas restringiendo a un animal no es bonito, pero el método es efectivo.

Por supuesto, los perros no entienden que esto es por su propio bien, y muchos entran en el modo de lucha o huida hasta que simplemente se rinden y aceptan el hecho de que no hay forma de escapar de la restricción.

Entonces, ¿la sala de atrás realmente reduce su estrés? Tenía mis dudas en ese entonces, y ahora tengo aún más después de ver los resultados de un nuevo estudio interesante que acaba de salir.

Un estudio sobre los niveles de estrés del perro durante las visitas al veterinario

Me intrigó un estudio reciente publicado el 1 de agosto de 2017 en Physiology & Behavior Volume 177 . Me recordó a los perros que parecían estar más estresados ​​cuando se los quitaban a sus dueños. Este estudio también me recordó que no sabía tanto sobre el comportamiento de los perros cuando trabajaba en la oficina de un veterinario como lo sé hoy.

Temor

  • Por ejemplo, el perro que pensé que parecía estar "más tranquilo" cuando lo trajeron a la habitación de atrás puede haber estado congelado por el miedo.
  • Algunos perros que inicialmente intentaron resistir, y luego parecieron más tranquilos después, pueden haber sido víctimas de "impotencia aprendida". Esto significa que simplemente se dieron por vencidos. Su comportamiento puede confundirse con "comportamiento", pero, en realidad, se encuentran en un estado moderado de estrés y miedo.

Este mismo estudio reveló que los perros muestran signos de estrés cuando están en el veterinario, lo que, según el estudio, consistió en un aumento de la frecuencia cardíaca y un aumento en lamerse los labios. Se encontró que los signos de estrés disminuían significativamente cuando el dueño estaba acariciando y hablando con su mascota durante el examen; ¡Las mascotas demostraron menos intentos de saltar de la mesa de exploración y su frecuencia cardíaca bajó!

El estudio concluyó que "las interacciones propietario-perro mejoran el bienestar de los perros durante un examen veterinario. La investigación futura puede ayudar a comprender mejor los mecanismos asociados con la reducción del estrés en perros en entornos similares".

Tiempo para cambiar

Debo decir que estoy muy feliz de haber encontrado finalmente un veterinario en el que confío y que se compromete a hacer que las visitas al veterinario sean más agradables para mis perros. Las habitaciones son espaciosas, hay un tarro de galletas en cada habitación, y las mascotas se sacan de la habitación solo para ciertos procedimientos. Hasta ahora, mis perros han recibido inyecciones, análisis de sangre y biopsias en la sala de examen justo en frente de mis ojos. Incluso cuando mi perro se sometió a una cirugía, me permitieron quedarme a su lado hasta que se recuperó lo suficiente como para ponerse de pie y volver a casa.

El veterinario y el personal también toman medidas adicionales para hacer que la experiencia sea más agradable (o al menos tolerable) para el perro. Por ejemplo, la última vez que estuve allí, el técnico estaba teniendo dificultades para encontrar la vena safena de mi perro para un perfil de química sanguínea. Me permitió distraer a mi cachorro con golosinas mientras encontraba la vena.

Al final de la visita, el técnico tomó varias golosinas del frasco y le pidió a mi perro que se sentara. Luego, repartió varias golosinas seguidas. Hizo esto para finalizar la visita con una nota positiva, tal como lo haría en una sesión de entrenamiento si las cosas no salieran según lo planeado, y el perro se frustra.

Cada vez más oficinas y hospitales veterinarios se están adhiriendo a mejoras para hacer que sus oficinas sean más amigables con las mascotas al ofrecer lo que se conoce como "visitas veterinarias sin miedo". ¡Incluso hay un programa de certificación sin miedo para oficinas veterinarias!

"La verdad es que, una vez que una mascota se asusta, nunca olvida esa experiencia".

- Dr. Marty Becker

Presentamos el nuevo programa sin miedo

La difunta veterinaria Sophia Yin comenzó a interesarse cada vez más por hacer que las visitas médicas fueran menos estresantes a través de su programa de "manejo de bajo estrés". Siguiendo sus pasos, el popular veterinario Dr. Marty Becker aboga por "programas libres de miedo" porque su sueño es convertir cada práctica veterinaria en una práctica libre de miedo.

Cada vez que su mascota va al veterinario y tiene una experiencia negativa, tiene un efecto acumulativo que a menudo se nota hasta que un comportamiento negativo resultante se vuelve evidente y se convierte en un problema tanto para los propietarios como para los veterinarios. Es por eso que es importante que los médicos consideren el bienestar emocional de un perro, así como su bienestar físico.

¿Qué implica un programa libre de miedo? Alienta a las oficinas veterinarias a hacer sus habitaciones más espaciosas, cambiar el color de las paredes, cambiar el color del abrigo del veterinario, reducir los tiempos de espera, usar ayudas calmantes y proporcionar a los clientes consejos para ayudar a sus perros a asociar la oficina del veterinario con cosas buenas (por ejemplo, hacer viajes frecuentes al veterinario solo para obtener cookies del personal).

Lo que los propietarios pueden hacer para ayudar

Si bien el programa sin miedo puede ayudar a los perros a relajarse mejor en el veterinario, los propietarios aún deben ayudar a sus mascotas a acostumbrarse a ciertas cosas que suceden en la oficina del veterinario, como:

  • Acondicionándolo para que le manejen los pies y las orejas.
  • Entrenándolo para usar un bozal
  • Acostumbrarlo a que le inspeccionen la boca
  • Enseñándole a ir a un área de colchoneta. Esto es útil para los perros que temen a las mesas de examen debido a sus superficies resbaladizas.
  • Organizar visitas de simulacro de veterinario con la ayuda de familiares y amigos.

Todo esto se hace mejor cuando el cachorro es joven y es más impresionable.

Nota del autor

En este artículo, no critico a los veterinarios ni a su personal. Por el contrario, sé que hacen su trabajo de la manera más segura y efectiva posible, y que a menudo hacen las cosas rápidamente. Muchos veterinarios tratan a los perros en la trastienda de la misma manera que los tratarían frente al dueño. El propósito de este artículo es ofrecer una nueva perspectiva sobre las cosas, no criticar.

Referencias

  • Erika Csoltova, Michaël Martineau, Alain Boissy, Caroline Gilbert, "Reacciones conductuales y fisiológicas en perros a un examen veterinario: las interacciones propietario-perro mejoran el bienestar canino", 1 de agosto de 2017.
  • Heather E. Lewis, AIA, "Sin miedo: lo que ves no es lo que consigue el gato o el perro", 24 de septiembre de 2015.
Etiquetas:  Reptiles y anfibios Peces y acuarios Caballos