La función del aseo personal en los gatos

Autor de contacto

Los gatos son criaturas enigmáticas en el sentido de que pueden pasar de refinados a groseros en un abrir y cerrar de ojos. Su mejor preparación personal muestra esta naturaleza paradójica. En un momento pueden estar elegantemente encaramados en el alféizar de la ventana, al momento siguiente están torciendo torpemente la cabeza para que caigan en un punto del cuello (incluidos los ruidos desagradables).

Muchas especies se dedican al aseo personal, pero los gatos se encuentran entre los delincuentes más meticulosos. Los gatos adultos pasan un promedio de 30 a 50 por ciento del día acomodándose. Entonces, ¿para qué sirve este hábito?

Mantenimiento de la capa

La lengua de un gato distribuye aceites naturales que ayudan a limpiar y suavizar el pelaje. Estos aceites también aseguran que la capa esté protegida de la humedad.

Termorregulación

Los gatos no pueden sudar como los humanos, pero pueden emular el proceso al arreglarse. La saliva que esparcen sobre su pelaje se evapora y los enfría, regulando la temperatura corporal.

Circulación estimulante

La lengua de un gato está equipada con pequeñas púas orientadas hacia atrás llamadas papilas. Al igual que los tipos particulares de masajes estimulan el flujo sanguíneo en los humanos, estas púas mejoran la circulación de los gatos cuando se acarician la piel.

Antibiótico natural

Los perros no son las únicas mascotas que se lamen las heridas. La saliva del gato contiene tejidos antisépticos como la lisozima que protegen contra las infecciones y promueven una curación más rápida.

Sin embargo, vale la pena señalar que lamer demasiado puede exacerbar la afección. Las bacterias de la boca de un gato pueden reabrir heridas y empeorar las infecciones en exceso. Si su gato está lamiendo continuamente la misma lesión, especialmente si está al punto de perder el cabello, llévelo a un veterinario.

Actividad de desplazamiento

El aseo también tiene beneficios psicológicos. El ritual repetitivo de la preparación personal estimula las endorfinas, lo que facilita a los gatos relajarse, aliviar el estrés y calmarse. ¿Alguna vez has notado con qué frecuencia los gatos dejan de hacer lo que hacen para arreglarse? Casi cualquier actividad puede ser interrumpida por una improvisada sesión de lamer: comer, acechar a sus presas, abrazar a sus humanos, jugar a pelear con otro gato, etc. ¿Están los gatos abrumados por la necesidad de limpiarse en momentos extraños? A veces. Por lo general, sin embargo, esta preparación abrupta es lo que se llama una actividad de desplazamiento.

Una actividad de desplazamiento es una respuesta aparentemente fuera de contexto o irrelevante a una situación, que generalmente resulta de un conflicto o incertidumbre. Estas actividades están "desplazadas" en el sentido de que no tienen ningún propósito biológico real para la situación en cuestión. Este fenómeno no se limita a los felinos: los hábitos nerviosos como morderse las uñas, rascarse la cabeza y sacudirse las piernas son ejemplos comunes de comportamiento de desplazamiento humano.

Los gatos a menudo participan en la preparación del desplazamiento para mitigar los sentimientos de estrés, conflicto, ansiedad o frustración. Por ejemplo, un gato puede ver a otro animal en su vecindad y no está seguro de si debe acercarse o huir. Entonces toman una tercera opción temporal: arreglarse. El comportamiento de desplazamiento también puede ocurrir cuando un gato quiere hacer algo pero su entorno lo obstruye, por ejemplo, al no poder perseguir a un pájaro que ve fuera de una ventana. En algunos casos, el comportamiento de desplazamiento puede tener lugar después de que un gato no logra algo. Un gato que intenta dar un salto arriesgado del mostrador al refrigerador y quedarse corto puede lamerse tímidamente después, ya sea para calmar la vergüenza o simplemente porque no está seguro de qué hacer a continuación.

Los gatos obviamente tienen buenas razones para arreglarse con frecuencia. ¿Pero cuánto es demasiado? ¿Cuándo se cruza el aseo de un gato de lo habitual a lo excesivo?

Señales de exceso de aseo

El aseo es un comportamiento felino normal, por lo que es difícil determinar si un gato está exagerando o no. Los principales signos a buscar son bolas de pelo excesivas, áreas de adelgazamiento o calvicie y lesiones en la piel.

Las bolas de pelo son el principal inconveniente de toda esa lamida. Las papilas en la lengua de un gato son las que le dan a la lengua su textura característica de "papel de lija", que actúa como un cepillo para el pelo de los gatos. La lengua de un gato no puede enjuagarse ni reemplazarse de la misma forma que un cepillo para el cabello, ni los gatos simplemente pueden quitarse el pelo sobrante de la lengua como los humanos. La mayoría de las veces, ese exceso de piel simplemente se tragará y llegará al estómago del gato. Con moderación, el vello en el estómago no es un problema, pero como sabemos, la preparación de un gato supera con creces la "moderación". Una vez que el pelo se acumula y se convierte en una bola, se vuelve demasiado para el sistema digestivo del gato y es forzado a salir, lo que resulta en el hermoso mechón de cabello que yace en el sofá, en la cama o en el nuevo DVR.

Las bolas de pelo son desagradables tanto para el gato como para el dueño, pero generalmente no son motivo de preocupación. Son una parte normal de la propiedad del gato. Sin embargo, peinar regularmente a tu gatito, asegurarte de que reciba suficiente agua e implementar alimentos especializados de "fórmula de bola de pelo" en su dieta, son formas que pueden ayudar a reducir la frecuencia. Si su gato todavía vomita bolas de pelo con más frecuencia de lo normal, el exceso de cuidado puede ser el culpable.

Los parches de pelo calvos o delgados son otra señal de que un gato está preparando más de lo que se justifica. Estos parches pueden aparecer en cualquier lugar donde la lengua de un gato pueda alcanzar, pero el abdomen, las piernas y el abdomen se encuentran entre los lugares más comunes en los que se encuentran. Las áreas de cabello excesivamente arreglado y adelgazado a menudo tienen una textura más nítida y puntiaguda que el resto del pelaje del gato debido a los ejes de piel dañados.

Los gatos que se arreglan en exceso también pueden desarrollar lesiones en la piel y / o áreas de inflamación al lamerse en carne viva. Las llagas abiertas pueden infectarse, lo que provocará que el gato lama aún más y exacerbe la infección, lo que lleva a un círculo vicioso de exceso de aseo e infección. Si su gato se ha arreglado en exceso hasta el punto de autolesionarse, busque tratamiento veterinario para las heridas lo antes posible.

Causas del exceso de aseo

El exceso de aseo en los gatos puede tener raíces físicas o psicológicas. Las razones médicas para el exceso de aseo incluyen alergias (a pulgas, alimentos, etc.), tiña, cistitis e hipertiroidismo, entre otros. Consulte a un veterinario para determinar si su gato tiene alguno de estos problemas médicos.

Si se han descartado problemas de salud física, la preparación puede ser de origen psicológico. La alopecia psicógena es el término médico para el aseo obsesivo en gatos que se deriva de una causa psicológica en lugar de física. La principal razón de comportamiento para el exceso de aseo es el estrés, generalmente debido a algún tipo de cambio. Los gatos favorecen la rutina, e interrumpir esa rutina puede ser una tensión para su salud emocional. Las fuentes comunes de estrés incluyen mudarse a una casa nueva, agregar o perder a un miembro de la familia o una mascota, remodelar la casa y cambiar los horarios.

El aseo como ritual de relajación no es inherentemente dañino, pero si un gato está estresado continuamente, su autocuidado puede volverse compulsivo hasta el punto en que cualquier forma de conflicto hace que se retiren a la conducta. Aquí es cuando se debe buscar asistencia veterinaria para identificar las fuentes del estrés y abordar formas de eliminarlas o minimizarlas.

Etiquetas:  Aves Conejos Propiedad de mascotas