Cómo saber si su perro tiene displasia de cadera

Autor de contacto

¿Qué es la displasia de cadera?

Desde compañeros de ejercicio, hasta compañeros de sueño, hasta compañeros adoradores, incluso calentadores de pies confiables: nuestros perros son miembros insustituibles de nuestras familias. Por eso es importante para nosotros salvaguardar su bienestar y educarnos sobre los riesgos para la salud que pueden enfrentar.

La displasia de cadera es uno de esos riesgos. Es un trastorno esquelético que afecta la bola y la cavidad y los músculos circundantes en las caderas de su perro. A medida que avanza, puede convertirse en una fuente de miseria y dolor para su amada mascota que, seamos sinceros, es una fuente de miseria y dolor para usted y para mí. Afortunadamente, armado con un poco de conocimiento y previsión, a menudo puede reconocer los primeros signos de esta afección y mantener a su perro más saludable y feliz por más tiempo.

¿Qué causa la condición en los perros?

Aunque algunos factores ambientales como el peso y los hábitos de ejercicio pueden afectar la predilección de su perro por la displasia de cadera, generalmente es causada por factores genéticos. Ciertas razas, especialmente las más grandes como Saint Bernards o German Shepherds, tienen más probabilidades de desarrollar problemas con sus caderas. Desafortunadamente, la condición también aparece en razas más pequeñas como Pugs y French Bulldogs.

En pocas palabras, la displasia de cadera es un mal ajuste entre la bola o la cabeza del fémur y la cavidad en la que encaja. Por lo general, los dos huesos se unen suavemente, como piezas de rompecabezas. La displasia de cadera se caracteriza por un mal ajuste del hueso y la cavidad y flojedad en la articulación que causa estrés con el tiempo.

Finalmente, la cavidad se ensancha y comienza a aplanarse mientras el extremo del fémur se hace más grande. La irritación continua empeora la situación y la condición continúa escalando, causando un dolor creciente para su perro. Aunque esta afección generalmente se desarrolla con el tiempo y es más probable que afecte, o al menos se presente, en un perro mayor, los cachorros también pueden mostrar síntomas.

Señales tempranas de problemas en las articulaciones de la cadera

Hay varios signos de que su perro puede tener el comienzo de la displasia de cadera. Eso no quiere decir que estos síntomas no puedan ser un signo de otra cosa. La mejor regla a seguir cuando se trata de su mascota es que si nota cualquiera de los siguientes signos durante más de un par de días, llévelo al veterinario para que pueda comenzar a descartar cosas. Aquí hay algunos signos posibles de que su perro puede estar experimentando dolor en la cadera:

  • Una aversión a escalar y saltar. Si su perro está evitando las escaleras, parece reacio a saltar al sofá con usted para una fiesta de acurrucarse en Netflix, o duda antes de subirse al auto para su viaje semanal a In-N-Out, entonces podría ser porque ella está adentro dolor.
  • "Bunny Hopping". Bunny Hopping es exactamente lo que parece. Lindo nombre, pero no es una situación muy linda. Imagine un conejito saltando, con ambas patas traseras moviéndose al unísono. Un perro que siente los efectos de la displasia de cadera puede moverse así para evitar el dolor causado por una marcha normal.
  • Renuencia a levantarse . Si su perro parece perezoso y reacio a levantarse después de estar acostado en un lugar por un tiempo, no culpe simplemente a la vejez. Si no es un comportamiento típico para su perro, podría ser un signo de displasia de cadera u otra afección que su veterinario debe verificar.
  • Falta de actividad. Los perros mayores naturalmente disminuyen la velocidad. . . no todos? Si esta desaceleración parece estar ocurriendo prematuramente, merece una llamada al veterinario. Los perros saben cuándo el movimiento es la raíz del malestar que sienten y lo evitarán.
  • Cojera o articulaciones rígidas. Cuando un perro camina con una cojera en las patas traseras, ya sea de vez en cuando, o en curso, podría ser un signo de problemas para prepararse. Además de una cojera, una caminata con piernas rígidas y poco naturales también podría indicarle que hay un problema.
  • Un cambio en el tono muscular. La displasia de cadera puede hacer que los músculos del muslo disminuyan a medida que el trabajo de movimiento cae más fácilmente hacia las piernas delanteras y menos sensibles. Por otro lado, los hombros pueden comenzar a engrosarse a medida que esos músculos tienen un papel más importante en el movimiento.
  • Un clic o un sonido de rejilla. A veces, puede escuchar el clic de las articulaciones dañadas / defectuosas.
  • Dolor evidente Sabes cuándo duele tu mascota. Puede saltar cuando le tocan las caderas, o incluso rehuir su mano cuando estira la mano para acariciarla. Si su perro no suele ser gruñón y ágil y de repente se ha vuelto agresivo, podría ser una señal de que se siente protectora de su espacio porque tiene dolor.
  • Una postura estrecha. Si las patas traseras de su perro están plantadas en el suelo más juntas que antes, podría estar diciéndole que la postura anterior, más amplia, ahora es dolorosa.

Su perro puede evidenciar una variedad de estos síntomas, o solo puede ver uno o dos en sus gestos. Siempre es mejor errar por precaución y hablar con su veterinario sobre los nuevos síntomas de su perro.

¿Pueden los cachorros contraer displasia de cadera?

Sí pueden. Tenga en cuenta que esta es generalmente una condición genética con algunas influencias ambientales. Ser genético significa que en realidad podría estar presente a una edad temprana y es posible que un cachorro tenga displasia de cadera y no tenga síntomas reveladores. Por esta razón, es crucial programar chequeos regulares.

Solo un médico capacitado puede saber si hay o habrá un problema. Si encuentra que su cachorro tiene esta condición, no se asuste. Con una intervención temprana, atención adecuada y una dieta saludable, su cachorro debería poder vivir una vida feliz y cómoda.

Prevención de la displasia de cadera

Alimentar con una dieta de alta calidad y no sobrealimentarEjercita a tu perroHacer reglas y hacerlas cumplir
Asegúrese de alimentar a su perro con alimentos que no estén cargados de calorías vacías. La obesidad puede exacerbar los problemas con las caderas. Si no está seguro de qué tipo de alimento es mejor para su perro, pregunte en la oficina de su veterinario qué recomiendan según la raza, el peso y la edad actuales de su perro.El ejercicio es importante, pero el ejercicio extenuante puede irritar las articulaciones ya cansadas, y ningún ejercicio puede provocar obesidad y falta de soporte muscular. ¡Llevar a su compañero canino a dar un paseo corto, digamos, 5-10 minutos después de cada comida, es una buena manera para que ambos hagan ejercicio ligero y un poco de aire fresco también!Establecer reglas y expectativas específicas que salvaguarden las articulaciones de su perro dará sus frutos más tarde. Si su perro no tiene la costumbre de saltar sobre las personas o galopar en un abandono salvaje, cuando las articulaciones se vuelven más frágiles, ya se comportará de una manera que no dañe sus articulaciones.
Si le preocupa que su perro pueda estar en riesgo de tener displasia de cadera, aquí hay algunos consejos para prevenirla.

Opciones de tratamiento para su cachorro

Si a su perro se le diagnostica displasia de cadera, usted y su veterinario analizarán qué opciones de tratamiento funcionarán mejor para usted y la rutina diaria de su perro y pueden incluir:

  • Un régimen de pérdida de peso que incluye una dieta saludable y ejercicio moderado, como caminar diez minutos después de la cena en terreno llano.
  • Terapia física
  • Medicamentos, incluidos medicamentos antiinflamatorios que ayudarán a reducir el dolor y la hinchazón de su perro.
  • Cirugía, que puede incluir un reemplazo de cadera.

El Dr. Anthony Cambridge explica cómo reconocer la displasia de cadera en su perro

Etiquetas:  Fauna silvestre Reptiles y anfibios Conejos