La guía de principiantes para tener un cachorro

Con el paso de las principales festividades, en particular la Navidad, y la temporada de dar regalos, muchas familias se encuentran con una nueva incorporación: ¡un nuevo cachorro!

Si bien esto puede ser algo emocionante, los cachorros vienen con una gran cantidad de responsabilidades y expectativas que las personas pueden no esperar o pensar. Entonces, aquellos que ahora se encuentran con un nuevo cachorro bajo su cuidado y que tal vez no están seguros de qué esperar, o simplemente quieren algunos consejos y sugerencias, este es un excelente lugar para comenzar.

Los cachorros son regalos adorables y emocionantes para un ser querido, un amigo o un compañero de trabajo. Sin embargo, no todo el mundo está dispuesto o es capaz de asumir la responsabilidad de cuidar a una mascota; especialmente con tanto esfuerzo, tiempo y dinero que se invertirá en cuidar, entrenar y mantener saludable a cualquier mascota.

La decisión de adoptar un nuevo amigo peludo o emplumado debe sopesarse cuidadosamente en relación con el estilo de vida actual, así como con la salud y el bienestar del posible cuidador de la mascota.

Comenzando: Chequeos, alimentaciones y otros conceptos básicos

Al igual que cada vez que un nuevo bebé llega al mundo, los cachorros deben someterse a controles veterinarios regulares para asegurarse de que estén sanos y se desarrollen correctamente. La mayoría de los cachorros pueden separarse de sus madres después de las seis semanas de edad e ir a sus nuevos hogares.

Dado que su cuidado hasta ese momento era más que probable que lo hiciera la madre, ahora es responsabilidad de los cuidadores humanos continuar con ese papel. Alimentar a los cachorros con una dieta rica en nutrientes adecuados, asegurarse de que haya suficiente agua limpia, asegurarse de que defequen y orinen correctamente y con regularidad, y mantenerlos alejados de las muchas formas en que pueden meterse en problemas son solo algunas de las responsabilidades ahora. dejado hasta el cuidador!

El veterinario puede comprobar el peso, las encías, los dientes, los ojos, las orejas, la piel, las uñas y las almohadillas para asegurarse de que todo está en buen estado y dar las instrucciones o consejos necesarios. Se requiere que los perros se vacunen contra la rabia a cierta edad, que el veterinario dará, y se deben volver a administrar cada dos años para mantenerlos seguros. El veterinario también puede recomendar otras inyecciones o tratamientos dependiendo de la salud del cachorro en los controles.

Lo más probable es que también recomienden castrar/esterilizar a un cachorro cuando tenga la edad suficiente y dichos procedimientos deben programarse lo antes posible, incluso si el cachorro está destinado a ser un perro de interior. ¡Siempre es mejor prevenir que curar!

¿Preocupado por qué alimentar a un cachorro en crecimiento? El veterinario también puede ayudar con eso. Dependiendo de la edad y el tamaño del cachorro, generalmente comen croquetas secas para cachorros. Los cachorros más jóvenes que pueden tener dificultades para comer estos bocados secos pueden necesitar comer comida húmeda para perros o ablandar la croqueta en caldo o leche hasta que sus dientes y mandíbulas sean lo suficientemente fuertes como para romper la croqueta.

Tenga en cuenta que cuanto más líquido haya en su dieta, menos sólidas se volverán sus heces. Es normal que los cachorros más jóvenes tengan heces más blandas, pero si están líquidas durante más de unos días o parece que no pueden dejar de hacerlo, consulte a un veterinario. La ausencia de heces también puede ser motivo de preocupación, aunque es normal que un cachorro que se está acostumbrando a su nuevo entorno no tenga evacuaciones intestinales el primer o segundo día.

Solo asegúrese de vigilarlos de cerca y asegúrese de que el cachorro al menos orine y beba mucha agua.

Cambiar radicalmente sus dietas (alimentos húmedos a croquetas secas, por ejemplo) también puede alterar sus heces, así que asegúrese de tener cuidado al cambiar sus comidas. Los cachorros más jóvenes necesitan que se les facilite el consumo de alimentos más sólidos y cambiar de marca puede alterar los estómagos sensibles.

Algunos perros pueden ser alérgicos a ciertos ingredientes de la comida y requieren dietas especializadas.Algunos pueden necesitar menos o más proteínas en los alimentos que consumen. Otros se negarán rotundamente a comer ciertas marcas. Cada perro es diferente y tendrá diferentes necesidades y preferencias. Es posible que sea necesario realizar algunos experimentos para encontrar el ajuste perfecto.

Las alimentaciones deben realizarse varias veces al día en la cantidad recomendada por el veterinario o las pautas de peso en la mayoría de los envases de alimentos. Las golosinas y los refrigerios deben mantenerse al mínimo y abstenerse de darles a los cachorros demasiada comida en la mesa. Siempre es mejor no compartir comida con ellos, pero algunas cosas están permitidas con moderación.

¡Siempre verifique que la comida que se comparte sea segura para que la consuman los perros también!

Comida casera para perros

Algunos dueños de perros prefieren hacer "comida casera para perros" cocinando pechugas de pollo, arroz, guisantes y zanahorias (o cualquier otra verdura y proteína "segura para perros") y dándoselas de comer a sus perros. Al considerar cualquier dieta, siempre es una buena idea consultar a un veterinario.

¡Los cachorros necesitan mucha atención!

Al igual que los bebés que aprenden a gatear y caminar, los cachorros desaparecerán en un abrir y cerrar de ojos y se meterán en todo lo que puedan meterse. Antes de traer un cachorro a la casa, siempre es una buena idea hacer que la casa sea "a prueba de cachorros" tanto como sea posible. Bloquear espacios pequeños en los que puedan gatear, recoger cualquier cosa que puedan masticar (a los cachorros les encantan los artículos de goma y las cosas pequeñas de plástico) o romper al volcar, y quitar las alfombras que puedan arruinarse por las huellas de las patas de los cachorros o por accidentes. Cubra los cables que estén donde un cachorro pueda alcanzarlos y déles muchas cosas para mantenerlos ocupados. Juguetes propios y un lugar donde puedan dormir.

Las puertas para cachorros (igual que las puertas para bebés) son una gran herramienta para mantener a los cachorros contenidos en una habitación o área, así como para mantenerlos alejados de los demás. Asegúrese de encontrar una puerta de buena calidad que sea lo suficientemente resistente como para que el cachorro no pueda derribarla y no se quede atrapada cuando apoye sus patas sobre ella. ¡Los cachorros son infinitamente curiosos y querrán mirarlo para ver qué está pasando!

Las jaulas también son buenas para aquellos que quieren mantener a su cachorro encerrado por la noche o para viajes cortos fuera de la casa donde el cachorro se quedará solo. El entrenamiento del cajón puede ser tedioso, pero si el cachorro puede ver el cajón como una cama o un lugar seguro donde puede relajarse, todo el proceso será mucho más fácil. La jaula debe estar hecha de un material resistente que no se rompa fácilmente ni pellizque al cachorro. También debe permitirles espacio para moverse libremente para sentirse cómodos. Si apenas pueden darse la vuelta dentro de la caja y se ven incómodos, se necesitará un tamaño más grande.

Asegúrese de colocar mantas o camas, juguetes, alimentos y agua en la jaula cuando planee estar fuera de la casa por un período prolongado de tiempo; de lo contrario, bastará con la cama y las mantas. No se sorprenda demasiado si llega a casa y encuentra cosas masticadas dentro de la caja, cosas que se meten por los agujeros o un desastre hecho con la comida y el agua; ¡y no te olvides de llevarlos a dar un largo paseo cada vez que salgan de la jaula!

¡Están desordenados!

Se meten en todo, les encanta masticar y arrastrar cualquier cosa a la que puedan ponerle los dientes, derraman la comida o el agua (o corren con el cuenco entre los dientes, tirando comida por todas partes) y, por supuesto, tienen accidentes en el suelo. o en sus cajas. No se puede esperar que los cachorros sean los invitados perfectos más de lo que se puede esperar de los bebés. Los posibles cuidadores deben estar preparados para los desastres que deberán limpiarse, las pertenencias extraviadas que deberán desecharse o repararse, y la supervisión constante que un cachorro necesita para evitar que se metan en problemas. Los cachorros pueden incluso romper el piso, dañar las paredes o las puertas y entrar o salir de las jaulas/habitaciones.

Por lo general, superan estos comportamientos, pero recuerda que el ejercicio y la atención insuficientes, o el aburrimiento, pueden hacer que estos comportamientos persistan. Los perros necesitan atención y estimulación durante toda su vida.La dieta también puede contribuir al mal comportamiento, así que asegúrese de que lo que come sea equilibrado y adecuado para su edad.

Los cachorros tendrán que ir al baño con mucha más frecuencia que los perros adultos, y cuanto más pequeño sea el perro, menor será el espacio de la vejiga. Siempre es una buena idea sacar a un cachorro (o colocarlo en un baño designado en un apartamento si no es posible salir) poco después de comer, beber o dormir la siesta.

Deben sacarse a primera hora de la mañana, a última hora antes de irse a dormir y cada dos horas a lo largo del día. También es una buena idea caminar con ellos el mayor tiempo posible y, si está disponible en el área, dejarlos afuera para correr y quemar el exceso de energía, esto debe hacerse con frecuencia. Esto evitará que ocurran accidentes en la casa y ayudará a enseñarles que afuera es donde se supone que deben ir y limitar los comportamientos destructivos.

Dejar que jueguen afuera no debe sustituir llevarlos a caminar. ¡Asegúrate de hacer ambas cosas cuando sea posible!

En las trincheras: entrenamiento, disciplina y constancia

Una de las tareas más difíciles y laboriosas de tener un cachorro en la casa es entrenarlo. No solo entrenarlos para usar el baño afuera, sino también evitar que se porten mal o hagan cosas que no deberían. Saltar sobre los invitados que visitan, mordisquear o morder cuando está sobreexcitado, perseguir a otras mascotas de la casa, salir corriendo por la puerta cuando se abre, sentarse en el sofá cuando no están permitidos... hay muchas cosas que un cachorro debe aprender y de las cuales los cuidadores son responsables. enseñándoles. Reglas que deben enseñarse y que todos los miembros de la casa deben hacer cumplir de manera constante.

Si a un cachorro no se le permite estar en el sofá o en la cocina durante las comidas, nunca se le debe permitir hacer estas cosas, incluso en ocasiones especiales.Eso evita que se confundan y te mantiene como la autoridad definitiva a la que deben escuchar, lo que hace que entrenar y crear un perro con buen comportamiento sea mucho más fácil de lograr.

Muchas personas se inscribirán a sí mismas y a sus cachorros en las escuelas de entrenamiento de obediencia para aprender a hablarle al perro de una manera autoritaria que les escuche, les enseñe modales y desarrolle un fuerte vínculo entre el amo y el perro. Algunos perros se adaptarán perfectamente a este tipo de entrenamiento, mientras que otros pueden tener dificultades para seguir las órdenes al principio. Sea paciente y siga los consejos del instructor si se toma esta ruta.

Lo importante del entrenamiento, ya sea en casa o en el Entrenamiento de Obediencia, es conocer las reglas que el perro necesita aprender y que todos las sigan también. Si no hay sobras en la mesa, asegúrese de que nadie le esté dando al perro comida de sus platos. Si no hay perros en las camas, ¡asegúrese de que nadie esté metiendo al perro a escondidas en sus camas!

Recuerde que, en cualquier caso, se necesita tiempo para obtener resultados, y la mejor manera de ver los resultados es mantenerse constante durante el entrenamiento. Sin ceder ni vacilar. Esto causará confusión o es posible que el perro ya no te vea como una autoridad a la que debe obedecer. Siga intentándolo y recuerde que a veces es posible que tenga que herir sus sentimientos un poco para mantenerlos a salvo y felices. ¡Los perros perdonan y olvidan fácilmente!

Además, cuando entrenes en casa, sé firme y asertivo. Un cachorro necesita saber quién es el jefe y que el jefe quiere decir lo que dice. “No” muy posiblemente se convierta en la frase más escuchada en la casa cuando hay un cachorro de por medio. “No” debe significar no, y cualquier otra orden o reprimenda también debe expresarse con firmeza.

También debe haber consistencia y seguimiento. Piense en lo que se dice cada vez que se dice y, si es necesario, deténgalo físicamente. Premia el buen comportamiento. Castigar a los malos.

Las acciones siempre necesitan consecuencias, ya sean buenas o malas.Si el cachorro está afuera en el patio y va al baño donde debe, debe ser recompensado con elogios cada vez. Esto lo alentará a querer salir al jardín y aprenderá que es allí donde se supone que debe ir. Si un cachorro está en el patio y comienza a perseguir al gato o a la ardilla de un vecino o se mete en los lechos del jardín, debe regañarlo y disuadirlo de hacerlo. Los cachorros quieren hacer feliz a su persona y eventualmente aprenderán a dejar de hacer cualquier cosa que haga que esa persona se enoje con ellos.

Ocasionalmente, el regaño verbal no es suficiente, por lo que es posible que sea necesario retirarlo físicamente de la situación o darle un tiempo de espera en una jaula. Su propia madre los derribará y los morderá para enseñarles lecciones, por lo que darles un empujón ocasional no los lastimará.

La mayoría de los cachorros pueden aprender muy bien a partir de señales verbales, chasquidos de dedos, señales con las manos y el lenguaje corporal, y recompensas. Si tiene un juguete especial, por ejemplo, o una actividad favorita, dárselo o quitárselo puede usarse para ayudar a mostrarle lo que puede y lo que no puede hacer.

Si un perro se vuelve demasiado difícil de manejar o no escucha las órdenes, puede ser una buena idea buscar ayuda de profesionales.

Se avecinan tiempos difíciles: lloriqueos, ladridos y cómo detenerlos

Si los bebés son conocidos por llorar, los cachorros son conocidos por lloriquear o aullar. Como se indicó anteriormente, los cachorros necesitan mucha atención y la pedirán por cualquier medio que les funcione. Principalmente en forma de gemidos, ladridos, aullidos y aullidos, ¡aunque algunos pueden volverse destructivos y desordenados!

Los cachorros también se quejan y ladran si quieren algo. Tal vez tengan hambre, necesiten agua fresca o necesiten ir al baño. Tal vez ensuciaron sus cajas y necesitan que las limpien.No se les debe desalentar por completo de ladrar, ya que es su forma de comunicarse con los humanos, pero puede ser algo que exaspere a los miembros de la familia con bastante rapidez; especialmente si un cachorro llora toda la noche durante el entrenamiento con jaula.

A veces, poner programas de televisión o la radio les ayudará a dejar de lloriquear o llorar tanto si se sienten solos cuando no hay nadie en la habitación con ellos. Otras veces, puede ser mejor dejar que lloren solos, especialmente cuando se trata de enseñarles que a veces tienen que estar bien solos. Correr para consolarlos puede reforzar los malos comportamientos y se desaconseja cuando tratar de demostrarles que la independencia no da miedo. Siempre mantenga la calma y use un tono mesurado cuando hable para evitar que se altere demasiado y pronto volverá a estar perfectamente tranquilo.

Mientras vean que su humano no se irá para siempre, y que no tiene por qué ser aterrador estar solo, pronto se relajarán y dormirán solos.

Usar un juguete o golosinas favoritas puede ser una excelente manera de mantenerlos ocupados mientras están solos.

Hay muchos libros y recursos disponibles sobre cómo entrenar a los perros para evitar comportamientos malos o desagradables, desde ladridos excesivos hasta agresividad.

En la enfermedad y en la salud: cuándo preocuparse y cuándo buscar ayuda

Como cualquier otra persona, los cachorros y los perros se enferman. A veces es solo un resfriado que pasará por sí solo, a veces pueden tener alergias o mareos, y luego hay momentos en que puede ser grave y necesitará un veterinario para tratar. Un cachorro que está un poco más somnoliento o que tiene ojos llorosos no necesariamente necesita ser llevado al veterinario de inmediato, pero como cualquier otra persona, sus síntomas deben observarse de cerca y cualquier cambio o síntoma persistente debe consultarse con un veterinario en la próxima cita.

Algunos síntomas a tener en cuenta, en general, son letargo (particularmente si es anormal o extremo), cambios significativos de humor/comportamiento, cambios significativos en las heces que persisten durante días, heces oscuras o con sangre, encías pálidas, falta de interés en la comida o agua, vómitos, llanto/secreción de ojos y/o fosas nasales, sed y micción constantes, y/o mordiscos o lamidos constantes en un área específica de su cuerpo. Si un cachorro tiene alguno de estos síntomas, es una buena idea ir al veterinario y ver qué está pasando.

Las encías pálidas, por ejemplo, pueden ser indicativas de deshidratación o desnutrición. Rascarse, lavarse o masticar constantemente puede significar pulgas o una condición de la piel que necesitará tratamiento. El letargo y el desinterés en realizar cualquier actividad, como negarse o ser reacio a salir o caminar, especialmente si el cachorro (o el perro) nunca ha mostrado signos de eso antes, es algo que debe tenerse en cuenta.

Si el letargo dura días, se acompaña de cualquier otro comportamiento o síntoma anormal, llévalo al veterinario.

Aunque la mayoría de las veces los cachorros pueden contraer uno o dos bichitos, los cuidadores de cachorros deben saber que existen enfermedades especialmente peligrosas para los cachorros, en particular los de razas más pequeñas o de edades muy tempranas. Una de esas enfermedades se llama Parvovirus.

Parvovirus canino

El parvovirus canino ("Parvo" o CPV para abreviar) se contrae a través del contacto con un perro portador del virus. Incluso puede ser recogido indirectamente al interactuar con heces contaminadas. En particular, afectará a los perros entre las 12 semanas y los 3 años de edad. Los perros adultos que contraen esta enfermedad pueden estar perfectamente bien con el tratamiento, pero la enfermedad es altamente contagiosa y puede transmitirse a cachorros mucho más vulnerables.

Parvo, en la mayoría de los casos, es fatal para los cachorros que lo contraen. Hace que el cachorro deje de comer o beber, se volverá extremadamente letárgico e incluso puede afectar temporalmente los ojos.Las razas más pequeñas y los cachorros más jóvenes generalmente no pueden sobrevivir a ningún tratamiento el tiempo suficiente debido a la fuerte caída de peso y la deshidratación que soportan. Un veterinario puede administrar antibióticos y otros medicamentos, así como líquidos por vía intravenosa, pero en muchos casos, depende del perro superarlo.

Las vacunas pueden ayudar a prevenir la propagación del parvovirus canino, así que asegúrese de vacunar a los perros contra él.

Otras enfermedades

  • Moquillo canino (se puede vacunar contra)
  • Tos de las perreras (las enfermedades transmitidas por el aire, como la infección bacteriana o la parainfluenza canina, la causan)
  • Infecciones de oído

Parásitos

Las enfermedades no son las únicas aflicciones que los cuidadores de mascotas deben tener en cuenta. Hay muchos parásitos externos e intestinales a los que hay que estar atentos: en particular gusanos, pulgas y garrapatas.

Muchas veces, los cachorros tendrán gusanos intestinales (pasados ​​​​de su madre) y necesitan tratamiento para esto. Los gusanos tomarán los nutrientes que el cachorro absorbería en su cuerpo en crecimiento.

Hay medicamentos para muchos tipos diferentes de gusanos, muchos recomendados por un veterinario, pero hay un remedio casero para las lombrices intestinales. La tierra de diatomeas de calidad alimentaria es un gran tratamiento para muchos tipos de parásitos, incluso los internos. Es seguro comerlo, aunque tenga cuidado de no respirarlo cuando lo use.

Simplemente mezcle la cantidad de dosificación adecuada (entre 1 cucharadita y 4 cucharadas dependiendo del peso) en cualquier alimento húmedo todos los días durante un mes. También se puede agregar diariamente como preventivo a medida que crecen y envejecen. ¡Es completamente seguro!

Las pulgas y las garrapatas son mascotas (y humanos) infelices que pican, aunque también pueden traer consigo enfermedades que pueden ser difíciles de tratar. Se recomienda revisar a los cachorros y perros después de que hayan estado afuera y quitarles las garrapatas para evitar que se infecten con enfermedades transmitidas por garrapatas.

Las pulgas se pueden tratar con medicamentos proporcionados por el veterinario o la tienda.Puede ser peligroso, incluso poner en peligro la vida, usar estos productos en cachorros de razas pequeñas y edades más jóvenes, por lo que es mejor usarlos en mascotas mayores y más grandes si es posible.

Siempre haga una investigación adecuada y consulte a un profesional sobre el tratamiento de pulgas o garrapatas en perros más pequeños o más jóvenes.

Pensamientos finales

Tener una nueva mascota en casa siempre es una experiencia emocionante. Los perros y los gatos son adorables, pueden ser extremadamente cariñosos y son excelentes compañeros durante toda la vida. También pueden ser mucho trabajo y una gran responsabilidad, por lo que siempre es una buena idea repasar todas las cosas que se requerirán para cuidar a un nuevo cachorro, perro, gatito, gato, conejo o cualquier otra mascota. traído al hogar. Todos deben participar en el cuidado de la nueva mascota, y se debe tener cuidado para asegurarse de que se les alimente, riegue, limpie, camine y cuide adecuadamente.

¡Después de todo, esto es algo así como un nuevo miembro de la familia!

Fuentes

  • Uso de tierra de diatomeas para desparasitar mascotas (vetinfo.com)

Este artículo es preciso y fiel al leal saber y entender del autor. No pretende sustituir el diagnóstico, pronóstico, tratamiento, prescripción o asesoramiento formal e individualizado de un profesional médico veterinario. Los animales que muestren signos y síntomas de angustia deben ser vistos por un veterinario de inmediato.

Etiquetas:  Aves Caballos Animales De Granja Como Mascotas