Rehabilitando un caballo hambriento, descuidado o maltratado

Autor de contacto

La importancia del abuso, la crueldad y el abandono equinos

Es difícil comprender la profundidad de la situación circundante que produce una criatura tan deprimida y devastada como un caballo maltratado. Pocas personas entienden las verdaderas definiciones de palabras como negligencia, abuso o crueldad, y aún menos saben cómo identificar estos escenarios e intervenir adecuadamente.

La negligencia se define como la falta de proporcionar alimentos, agua y refugio adecuados, y también puede incluir la falta de atención veterinaria adecuada para un caballo que está enfermo o ha sido herido.

El abuso y la crueldad incluyen el acto intencional, la omisión o la negligencia que permite que se cause un dolor o sufrimiento físico injustificable o innecesario; Esto incluye, pero no se limita a, actos tales como:

  • paliza
  • acoso
  • muriendo de hambre
  • asustar intencionalmente a un caballo

En muchos casos de abuso / negligencia, la persona responsable puede negar la propiedad de un caballo para evitar responsabilidades y cargos penales. Sin embargo, un propietario se define como cualquier persona que cuida, posee, controla o asume la custodia y la responsabilidad del cuidado de un caballo.

Cuando se experimentan casos de abuso y negligencia en el mundo veterinario, es difícil imaginar qué llevaría a una persona a causar una miseria tan significativa a un animal tan majestuoso como un caballo. Se estima que 100, 000 caballos por año en los Estados Unidos se clasifican como no deseados. La ignorancia general o la falta de habilidades de cría representan más del 50% de los casos de negligencia. En situaciones ideales, estos casos pueden resolverse con la educación adecuada, y el animal puede luego ser devuelto al dueño original y vivir una vida saludable. Sin embargo, las dificultades económicas pueden precipitar la negligencia, especialmente en los casos en que los caballos se mantienen únicamente como animales de compañía. Las enfermedades, las lesiones o el abuso de sustancias pueden hacer que los propietarios comprometan la calidad de la atención de sus caballos durante un largo período de tiempo. La apatía y la pereza del propietario casi garantizarán una atención inadecuada. En el peor de los casos, las personas involucradas con violencia doméstica pueden usar el abuso de un animal como una estrategia para "castigar" a un hijo o cónyuge.

Se estima que 100, 000 caballos por año en los Estados Unidos se clasifican como no deseados.

El papel del equipo veterinario y otras agencias apropiadas

Cuando se presenta un caso de abuso equino, la función del equipo veterinario es proporcionar una evaluación, diagnóstico, pronóstico y cualquier tratamiento o atención de apoyo que requiera el animal. Esto se administra mejor bajo la dirección de un veterinario equino. En los casos en que la educación puede resolver el problema, el veterinario o el técnico veterinario deben estar preparados para asumir el rol de educador principal.

La denuncia de casos de negligencia a las autoridades debe reservarse para los delincuentes que ignoran intencionalmente las intervenciones educativas o no inician la terapia por completo. Informar la negligencia obvia a las autoridades a menudo servirá por sí solo para evitar cualquier negligencia o abuso adicional, y puede ser obligatorio bajo algunas autoridades gubernamentales. Para el profesional veterinario, los informes de "buena fe" pueden ser necesarios cuando los informes no son obligatorios. Se ha encontrado una fuerte conexión entre la violencia doméstica y la crueldad animal; Si las condiciones sospechosas u obvias de abuso humano se vuelven aparentes durante el manejo de un caso de abuso equino, es obligatorio que el profesional veterinario informe dichos hallazgos a la agencia correspondiente. Con frecuencia se convoca a profesionales veterinarios para que testifiquen como testigos expertos en el enjuiciamiento de casos judiciales de abuso o negligencia de animales y deben estar preparados para hacerlo como tales.

Diferentes agencias tienen diferentes roles en el manejo de casos de negligencia. Las investigaciones suelen ser realizadas por agencias de protección humana o animal. Los oficiales de control de animales, los alguaciles y los diputados, la policía local y estatal, y los veterinarios gubernamentales también pueden investigar y servir para hacer cumplir las leyes y regulaciones existentes en torno al abuso y negligencia de animales. Las agencias de aplicación de la ley también están preocupadas por la salud y la seguridad públicas, por lo que los servicios sociales pueden ayudar con los casos de negligencia si se sospecha que la violencia, la salud o la seguridad humana están en riesgo.

Se ha encontrado una fuerte conexión entre la violencia doméstica y la crueldad animal.

Evaluación inicial de caballos descuidados y maltratados

Al evaluar por primera vez al paciente equino maltratado o descuidado, la seguridad es la principal preocupación para el equipo veterinario. Si se desconoce la causa del abuso o negligencia, y especialmente si el presunto autor es inestable o en general, se debe proceder con precaución. Nunca invada propiedades privadas para ayudar a un caballo, ya que esto puede resultar en cargos criminales, poner en peligro su credibilidad y / o dañar cualquier medida legal existente contra el propietario.

Mantener un libro de registro es útil y debe registrar todas las comunicaciones, visitas, fechas y horas, y observaciones objetivas tanto positivas como negativas. Si es posible, fotografíe las condiciones de la instalación en la que se encontró al paciente, incluidos graneros, pisos, ropa de cama, fuentes de alimentos y agua, condiciones de encerramiento, saneamiento y cualquier otra condición que pueda afectar la salud del caballo. La historia en las semanas de meses anteriores del paciente descuidado debe ser recopilada del propietario; sin embargo, los propietarios pueden falsificar información para evitar la persecución. Ponerse en contacto con el proveedor de alimentos, el herrador o el veterinario local puede ser más útil cuando se forma una cronología precisa de los eventos. Cuando hay varios caballos involucrados, cada caballo debe tener su propio registro escrito y fotografías para una identificación precisa. Estos registros deben incluir el género, la raza, el color del pelaje de la edad, cualquier marca especial o marca, y cualquier otra característica única. Cualquier signo de enfermedad y todas las lesiones, junto con su ubicación y gravedad, deben documentarse.

La condición corporal del caballo debe evaluarse en el examen inicial y en cada intervalo semanal durante la rehabilitación. La condición corporal a menudo se califica utilizando el método de Henneke en condiciones de campo. Este método utiliza una evaluación visual y áreas de grasa palpable, con puntajes que van de uno a nueve. Un puntaje de uno se considera "muy pobre" sin grasa observable, y un puntaje de nueve se considera "extremadamente gordo" con depósitos grasos abultados. Una puntuación de cinco o seis es más deseable en los caballos. Si bien las cintas de circunferencia del corazón se pueden usar para estimar el peso de un caballo, las escalas ofrecen las medidas de peso más precisas. Mientras esté en el sitio, la cantidad y condición de alimento disponible para el caballo debe documentarse, incluidas las plantas en el pasto. También se debe registrar la presencia y la condición física de cualquier otro animal en las instalaciones.

Al evaluar la salud de los caballos en casos de negligencia, un veterinario debe evaluar cada caballo con la consideración de las pruebas de diagnóstico necesarias. Se debe realizar un examen físico de inmediato, ya que las condiciones de los caballos hambrientos pueden deteriorarse muy rápidamente. Los síntomas de un caballo muerto de hambre incluyen:

  • cambios de comportamiento
  • reactividad deprimida a estímulos externos
  • compromiso inmune con una disminución en el recuento de linfocitos circulantes
  • respuesta fagocítica comprometida
  • pérdida de peso excesiva

Todos los síntomas antes mencionados se notarán dentro de 1 a 2 semanas después de la privación nutricional. Los programas de control de parásitos deben ser evaluados. Si no hay uno, entonces se debe iniciar uno. Se debe examinar la condición dental, ya que la capacidad de masticar alimentos de manera efectiva es vital para el aumento de peso durante el proceso de rehabilitación. La condición de los cascos también debe examinarse, y los cascos cubiertos deben fotografiarse con una regla para demostrar la longitud del casco.

Si el animal muere durante la rehabilitación, se debe realizar una necropsia, con especial atención a la atrofia de los depósitos de grasa en depósitos adiposos, subcutáneos y abdominales. La atrofia muscular y la emaciación comienzan a ocurrir después de una inanición prolongada. Cualquier parásito debe ser identificado y registrado. Las muestras de tejido del hígado, riñones, timo, páncreas, intestinos y ganglios linfáticos deben enviarse para su histología. Los cánceres como el linfoma y el adenoma a menudo se pueden identificar en la necropsia.

Nunca invada propiedades privadas para ayudar a un caballo, ya que esto puede resultar en cargos criminales, poner en peligro su credibilidad y / o dañar cualquier medida legal existente contra el propietario.

Caballos hambrientos, síndrome de realimentación y regímenes de alimentación

Los caballos hambrientos están deprimidos, con huesos tan prominentes que el esqueleto parece demasiado grande para el caballo, y la cola siempre es baja e inmóvil. La cabeza cuelga baja y los oídos apenas responden a ningún sonido a su alrededor. Los ojos son opacos, y el caballo no tiene interés en interactuar con ningún caballo a su alrededor.

Durante el hambre, los caballos pierden inicialmente cualquier reserva de carbohidratos y grasas para satisfacer sus necesidades de energía. Esto es normal para cualquier caballo sano; los carbohidratos y las grasas se usan primero para la energía y la función cerebral, luego se reemplazan con nutrientes absorbidos de los alimentos. Este ciclo es constante, incluso en el sueño. Sin embargo, en un animal hambriento, una vez que las reservas de carbohidratos y grasas han desaparecido, el cuerpo debe recurrir a la descomposición de las proteínas para obtener energía. Si bien la proteína está presente en todos los tejidos del cuerpo, no hay reservas reales, como ocurre con los carbohidratos y las grasas. Por lo tanto, un caballo hambriento debe usar la proteína no solo de sus músculos, sino también de sus órganos vitales. Un cuerpo hambriento no puede seleccionar de qué tejidos metabolizar las proteínas. Con el tiempo, esta situación se vuelve peligrosa.

Las causas de la emaciación en los caballos pueden ser multifacéticas. La causa más común es la falta de cantidad y calidad de alimento con una ingesta insuficiente de calorías. Si se proporciona alimento en cantidades suficientes, puede ser deficiente en contenido nutricional y equilibrio. Las deficiencias en ciertas vitaminas y minerales, y también el uso excesivo de suplementos, pueden contribuir a la emaciación durante un período prolongado. Las fuentes primarias de alimento en los pastos disminuyen naturalmente durante los meses de otoño e invierno, y puede producirse demacración cuando los propietarios no pueden proporcionar fuentes de alimentos suplementarias en compensación por esta disminución estacional.

La mala absorción nutricional a menudo se asocia con diarrea por alimentos de baja calidad, parásitos y condiciones dentales deficientes. Los parásitos y las afecciones dentales pueden servir como contribuyentes primarios o secundarios a la afección demacrada de un caballo. En yeguas, el embarazo y la lactancia aumentarán sus necesidades dietéticas, haciendo de su nutrición una prioridad durante la rehabilitación para evitar una mala condición corporal y poder mantener la productividad del potro. Ciertas enfermedades patológicas asociadas con cánceres, diabetes, infecciones o afecciones del hígado, los riñones, el corazón o el páncreas pueden provocar la progresión hacia la emaciación.

La rehabilitación nutricional de los caballos hambrientos es una ciencia delicada en sí misma. En casos de inanición humana, una condición llamada síndrome de realimentación ocurre cuando un paciente demacrado recibe calorías concentradas en cantidades excesivas en forma de glucosa, ya sea enteral o parenteralmente. El síndrome de realimentación puede causar insuficiencia cardíaca, hepática y respiratoria, convulsiones, coma y muerte en una semana. Estos pacientes tendrán rangos normales de electrolitos al inicio de la realimentación, pero desarrollarán hipofosfatemia severa, hipomagnesemia e hipocalemia debido a los efectos de la insulina en las escasas reservas de electrolitos presentes en el cuerpo.

Los caballos demacrados con un BCS de 1 a 3 también pueden experimentar el síndrome de realimentación cuando se les dan demasiadas calorías concentradas a la vez. Los estudios de caballos hambrientos han demostrado niveles normales de fósforo en suero durante el tratamiento inicial, pero luego disminuyen a través de una prueba de 10 días. Al comienzo inicial de la realimentación, los niveles de magnesio en suero eran bajos y mostraron un aumento durante la prueba en caballos que fueron alimentados con una dieta alta en contenido de magnesio (alfalfa). Por lo tanto, la recomendación general es aumentar gradualmente la cantidad de forraje de alta calidad con el tiempo, y preferiblemente ofrecer forraje que sea bajo en volumen y alto en contenido de magnesio. No se recomiendan los granos, como la avena y el maíz, ya que tienen un alto contenido de carbohidratos solubles y pueden producir una elevada respuesta de insulina posprandial. El heno de alfalfa se prefiere debido a su alto contenido de fósforo y magnesio, bajo en carbohidratos y bajo volumen. Estas son las cualidades de los alimentos que apoyan a los caballos hambrientos rehabilitados con éxito.

Los regímenes de alimentación exitosos se basan en el requerimiento de energía digestible (DE) del caballo con el peso corporal normal recomendado. El requerimiento diario de DE de un caballo difiere con los cambios en los pesos corporales y los niveles de producción (como con el crecimiento, el embarazo y la lactancia) y con el tipo de alimento que se administra. Como regla general, se deben administrar pequeñas cantidades de alimentos de alta calidad a intervalos de 4 horas para permitir que la respuesta de insulina del caballo vuelva a la normalidad. En general, y con un régimen de alimentación adecuado, un caballo con hambre severa aumentará aproximadamente 10 libras durante la primera semana y recuperará una condición corporal normal a los 6 meses, aunque ninguna otra afección médica interfiera con el progreso. Cuando alimente a un caballo hambriento, considere esta guía general:

  1. Durante los primeros 3 días, alimente el 50% del requisito de DE dividido en 6 alimentaciones, con intervalos de 4 horas entre cada alimentación. Si no surgen complicaciones, el caballo puede avanzar más a través del régimen.
  2. El 75% del requisito de DE puede administrarse en los días 4 y 5, nuevamente durante 6 alimentaciones con intervalos de 4 horas entre cada alimentación.
  3. En los días 6 a 10, el 100% del requisito de DE se puede administrar en 3 alimentaciones con 8 horas.
  4. Después del día 10, continúe alimentando 2 o 3 veces al día, aumentando la cantidad ofrecida si el caballo consume todo el alimento que se le da. No se recomienda alimentar ningún grano hasta que el puntaje de la condición corporal del animal sea de 3 o superior, que generalmente es aproximadamente 2 meses después de alimentar inicialmente a un caballo demacrado.

Un caballo previamente muerto de hambre comenzará a mostrar signos de aumento de energía después de aproximadamente 2 semanas de realimentación. Primero se notará una diferencia en sus movimientos de ojos, oídos y cabeza. Los ojos se volverán más brillantes y expresivos, y los oídos responderán mejor a los sonidos que los rodean. La cabeza y la cola se mantendrán más altas. El caballo se moverá más y estará más dispuesto a interactuar con los caballos a su alrededor. Este mismo pensamiento es gratificante, sin embargo, la rehabilitación de un caballo hambriento puede ser difícil, ya que pueden ocurrir muchas complicaciones.

Una vez que un caballo pierde más del 50% de su peso corporal normal, el pronóstico para la recuperación se vuelve muy pobre. Los caballos que han estado recostados durante largos períodos de tiempo también experimentan un mal pronóstico, ya que a menudo no responden positivamente a la terapia de realimentación. Los caballos que experimentan un inicio de dificultad respiratoria o compromiso neurológico entre los y días de realimentación suelen ser elegidos para la eutanasia si no mueren solos, ya que estos síntomas son característicos del síndrome de realimentación con hipofosfatemia e hipomagnesia. Si el sistema inmunitario se ve significativamente comprometido, puede ocurrir salmonelosis y otras infecciones bacterianas enterales, lo que resulta en diarrea significativa y pérdidas de electrolitos. La diarrea también puede ser el resultado de consumir grandes cantidades de granos. Inicialmente, un caballo puede carecer de apetito, pero esto suele ser transitorio. Los intentos repetidos de ofrecer pequeñas porciones de forraje fresco generalmente establecen el consumo.

Ejemplo de tabla de alimentación y medicación de rehabilitación

Nombre o ID del caballoAlimentación matutina +/- MedicamentosAlimentación a medio día +/- MedicamentosAlimentación nocturna +/- MedicamentosParticipación y otras instrucciones especiales
Un ejemplo de una tabla de alimentación y medicamentos utilizada en situaciones de rehabilitación de varios caballos.

La rehabilitación nutricional de los caballos hambrientos es una ciencia delicada en sí misma.

Enfermedades y problemas de salud secundarios

Muchos otros problemas pueden ser el resultado del abuso y la negligencia, ya sea como resultado directo del abuso o como resultado secundario de la negligencia y el hambre. Los problemas dentales pueden contribuir a la pérdida de peso, aunque es inusual encontrar un caballo con bajo peso únicamente debido a problemas dentales. Los problemas dentales generalmente contribuyen a una mala condición corporal en combinación con una ingesta inadecuada de calorías. Los caballos son hypsodonts, lo que significa que sus dientes crecen continuamente durante toda su vida. Con el tiempo, la masticación crea puntos de esmalte afilados en los bordes linguales superiores e inferiores de los premolares y molares. Estos puntos pueden volverse tan afilados que crean cortes en las encías y el interior de las mejillas, lo que hace que sea muy doloroso para el caballo masticar. Los caballos con puntos de esmalte severos pueden dejar caer repentinamente el alimento de sus bocas mientras comen (llamado quidding) y mueven la cabeza, y avanzan en un intento de escapar del dolor. Se requiere flotación para corregir este problema, y ​​debe ser realizado por un veterinario.

Además de los puntos de esmalte, los dientes faltantes, los dientes fracturados o las maloclusiones también pueden afectar la capacidad de un caballo para masticar adecuadamente los alimentos. Debido a que masticar es el primer paso importante en la digestión, los alimentos que no se han masticado adecuadamente pasarán por todo el cuerpo, lo que provocará una digestión inadecuada y una absorción de nutrientes ineficiente. El cuerpo debe recurrir a sus propias tiendas para satisfacer las demandas de energía. Corregir cualquier problema dental puede aumentar la eficiencia de la masticación y, por lo tanto, la absorción de nutrientes de los alimentos. Durante la rehabilitación, los dientes de un caballo deben examinarse y flotar para corregir los puntos de esmalte y las maloclusiones.

Otro problema común de los caballos descuidados son las pezuñas cubiertas de maleza. Las pezuñas de los caballos crecen continuamente, y cuando se dejan sin recortar, pueden crecer y doblarse hacia atrás, perjudicando la forma en que camina el caballo e incluso hiriendo o paralizando al animal. En un caso de rescate en Maryland en 2015, se descubrió que un semental demacrado tenía pezuñas cubiertas de 3 pies. El caballo apenas podía caminar, ya que casi se enreda en sus propios cascos con cada paso. El transporte de caballos con tales crecimientos excesivos es casi imposible, ya que a menudo apenas pueden caminar o cargarse en remolques. Por lo tanto, los caballos cuyos cascos están tan grotescamente cubiertos deben tenerlos cortados de inmediato. Los caballos en estos casos deben descansar después, ya que tales cambios drásticos en los pies pueden causar dolor a medida que los cascos se vuelven a unir y las piernas se reajustan a la distribución de peso cambiada.

Los caballos que se recuperan de un crecimiento excesivo deben tener sus pezuñas recortadas y ajustadas cada 1 a 2 semanas, que es mucho más frecuente que la típica una vez cada 8 a 10 semanas en un caballo normal. Desafortunadamente, muchos caballos que sufren de pezuñas cubiertas de maleza durante largos períodos de tiempo a menudo sufren de ataúdes que se separaron de la pared del casco y giraron hacia abajo; Ninguna cantidad de adornos o zapatos especiales puede corregir esta condición. Estos caballos siempre tendrán una marcha poco sólida y nunca podrán llevar a un jinete. Algunos caballos desarrollarán una laminitis severa debido a la rotación y colapso del hueso del ataúd, ya sea causando que el casco se desprenda de la banda coronaria o que el hueso del ataúd salga de la suela del casco. Esta condición es extremadamente dolorosa y no se puede revertir, por lo que estos casos a menudo resultan en eutanasia.

Durante los períodos de abandono, las infecciones e infestaciones pueden causar estragos en un caballo. El cuerpo debe gastar energía extra para evitar infecciones bacterianas y parasitarias, lo que resulta en la pérdida de peso y un pelaje sin crecimiento. Los caballos que están enfermos como resultado de infecciones pueden negarse a comer tal como lo haría un humano, incluso si hay suficiente alimento disponible. Las infecciones crónicas como resultado de la negligencia pueden incluir neumonía, piometra en yeguas, peritonitis, abscesos internos y especialmente pioderma. Las enfermedades de la piel, la dermatofitosis y la pudrición por la lluvia son típicas de los caballos que tienen deficiencias nutricionales o que han estado fuera del clima por mucho tiempo sin estar preparados. Muchos casos de negligencia mostrarán costras, descamación y alopecia, con lesiones distribuidas en el pecho, la espalda, la grupa y las extremidades. El tratamiento de estas afecciones varía según el agente causal de las lesiones.

Un examen físico realizado temprano en el manejo de casos puede mejorar en gran medida el pronóstico de estos casos. Estos exámenes también pueden iluminar las infestaciones parasitarias. Las pruebas de sangre o heces pueden determinar si se está produciendo la infestación y dónde, ya que los parásitos pueden desempeñar un papel importante en la puntuación de condición corporal deficiente de un caballo. Dicho esto, la mera presencia de huevos de parásitos en el examen fecal no significa necesariamente que los parásitos estén contribuyendo a la mala condición de un caballo; Casi todos los caballos tienen alguna infección parasitaria en casi todas las etapas de su vida, pero mientras se controle la carga del parásito, el caballo no debería tener ninguna complicación. Como desparasitación general satisfactoria, recomiendo usar Ivermectin Paste al menos una vez cada seis meses para controlar las infecciones parasitarias más comunes. Al igual que con otros tipos de infecciones resultantes de la negligencia, el tratamiento y manejo de las infecciones parasitarias depende del parásito y los factores del caso individual. La mayoría de los veterinarios realizarán un recuento de huevos fecales una vez cada seis meses a un año para determinar qué tipo de parásito albergan los caballos y qué método de desparasitación sería más beneficioso en ese caso.

Hay cientos de enfermedades crónicas que pueden hacer que un caballo quede demacrado si uno no las maneja. Esto incluye varios tipos de cáncer, enfermedad de Cushing, úlceras gástricas, enterolitiasis, síndrome de fragilidad ósea, fracturas mandibulares, afecciones neurológicas, deficiencias o toxicidades minerales y diversas disfunciones y fallas orgánicas. Esto es solo por nombrar algunos. Estas enfermedades tienen sus propios mecanismos por los cuales provocan un aumento de las demandas metabólicas.

Algunas enfermedades hacen que el caballo pierda el apetito y pierde la condición corporal como resultado de negarse a ingerir calorías. En otros, el proceso de la enfermedad impone una demanda metabólica extrema al cuerpo y el caballo es incapaz de cumplir con tales demandas, creando así un equilibrio negativo entre la ingesta y los gastos de energía y dando como resultado la pérdida de peso. Cada condición implica su propio diagnóstico, pruebas, tratamientos y consideraciones de manejo; Por estas razones, los caballos con bajo peso deben ser examinados a fondo al principio del proceso de rehabilitación. No se puede enfatizar lo suficiente que el diagnóstico temprano y el tratamiento correcto son clave en la supervivencia y el éxito de los casos de abuso y negligencia.

Muchos otros problemas pueden ser el resultado del abuso y la negligencia, ya sea como resultado directo del abuso o como resultado secundario de la negligencia y el hambre.

La importancia de entrenar caballos rehabilitados

Un aspecto de la rehabilitación del caballo que muchas personas no consideran inicialmente es el entrenamiento. Muchos caballos traídos para ser rehabilitados tienen problemas de salud que requieren fisioterapia para poder superarlos por completo. Algunos pueden haber desarrollado miedo y agresión hacia los humanos como resultado de abusos previos, y otros pueden haber estado sin interacción humana durante tanto tiempo que requieren capacitación. Incluso otros pueden tener problemas de comportamiento que causaron su abuso o negligencia en primer lugar. De cualquier manera, muchos caballos requieren entrenamiento o reentrenamiento para obtener el bienestar físico y psicológico para facilitar el proceso de reorientación, que es el objetivo final deseado del proceso de rehabilitación del entrenamiento.

Los entrenadores de rehabilitación a menudo usan estrategias de entrenamiento de refuerzo positivas o negativas antes de que los caballos sean enviados a sus nuevos hogares. En un estudio reciente, la mayoría de los caballos se beneficiaron más rápida y efectivamente con las técnicas de refuerzo positivo. Esta educación debería transmitirse a los criadores y a los nuevos propietarios de caballos reubicados. Esto no solo aumenta las posibilidades de que un caballo se vuelva a alojar, sino que también hace que la entrega del animal sea más segura y agradable para el caballo, y para el personal de rehabilitación y los futuros propietarios.

Los resultados gratificantes

En casos exitosos de rehabilitación, es extremadamente gratificante ver a los caballos pasar de seres deprimidos, cicatrizados y demacrados a seres sanos, relucientes y majestuosos que deberían ser. Los casos exitosos de rehabilitación siempre son posibles gracias a las personas que cuidan el bienestar del animal, la atención veterinaria diligente y el apoyo nutricional adecuado. Esto requiere un equipo de muchas personas, miles de dólares en administración y meses de tiempo, pero el resultado final hace que valga la pena; un hermoso ser vivo con otra oportunidad de vida y felicidad.

Etiquetas:  Reptiles y anfibios Fauna silvestre Conejos