12 signos de anemia en perros

Comprender la anemia en perros

Hay varios signos de anemia en los perros, pero estos signos no siempre se reconocen fácilmente, lo que puede conducir a un retraso en el tratamiento en una situación en la que cada segundo cuenta. La anemia en los perros puede provocar debilidad e incluso complicaciones graves, como falta de coordinación y colapso si no se trata.

Anemia es el término médico utilizado para describir una disminución en el número de glóbulos rojos o eritrocitos que circulan en el cuerpo. Los glóbulos rojos juegan un papel importante en la salud y el bienestar de los perros y otros animales. Están presentes en grandes cantidades en la sangre y son responsables de transportar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo.

La producción de glóbulos rojos comienza en la médula ósea, que es estimulada por una hormona especial producida por los riñones conocida como eritropoyetina . Una vez liberadas por la médula ósea, las células migran desde los pulmones donde recogen oxígeno del aire que respira el perro. Luego, viajan al corazón del perro, que bombea la sangre que contiene todos los glóbulos rojos ricos en oxígeno, por lo que el oxígeno puede ser entregado efectivamente a todas las partes del cuerpo del perro.

La anemia en los perros puede deberse a tres factores diferentes: falta de producción de glóbulos rojos (no regenerativa), destrucción de glóbulos rojos (hemólisis) y pérdida de sangre.

La falta de producción de glóbulos rojos se produce cuando hay un problema con la médula ósea o la producción de la hormona eritropoyetina de los riñones. Los problemas renales (bastante comunes en perros de edad avanzada), la inflamación crónica y las enfermedades crónicas pueden ser algunas de las causas de la falta de producción suficiente de glóbulos rojos que provoque anemia.

A veces, los glóbulos rojos se producen en cantidades normales, pero se destruyen. La destrucción de los glóbulos rojos puede tener lugar como resultado de una infección o algún tipo de enfermedad autoinmune. Las enfermedades autoinmunes son afecciones en las que el sistema inmunitario ataca a las células sanas del cuerpo por error. En este caso, los glóbulos rojos son las víctimas.

Finalmente, la condición puede tener lugar como resultado de la pérdida de glóbulos rojos. En este caso, los glóbulos rojos se producen normalmente y, aunque no se destruyen, los glóbulos rojos se pierden debido a una hemorragia interna o externa.

Por ejemplo, la anemia puede resultar en el caso de un perro que tiene un tumor en el bazo que se ha roto, lo que lleva a una hemorragia interna crónica o aguda. En este caso, el perro termina perdiendo glóbulos rojos más rápido de lo que su cuerpo puede producirlos. Otras causas incluyen úlceras estomacales sangrantes, masas sangrantes en los intestinos e ingestión de veneno para ratas (que evita que la sangre se coagule y provoque una pérdida de sangre potencialmente mortal).

Independientemente de la causa subyacente, cuando faltan suficientes glóbulos rojos que circulan en el cuerpo del perro para suministrar oxígeno, pueden aparecer una variedad de signos sutiles y menos sutiles de anemia en los perros.

Es importante comprender que en los casos leves de anemia, los signos pueden no ser evidentes, pero pueden detectarse mediante análisis de sangre. Es importante prestar atención a los signos de esta afección en los perros para que un veterinario pueda ofrecer un diagnóstico y un método de tratamiento adecuados.

Un perro mayor tiene más probabilidades de tener anemia asociada con neoplasia y un perro de mediana edad con mayor frecuencia tiene una enfermedad inmunomediada.

- Kenneth R. Harkin, veterinario certificado por la junta especializado en medicina interna.

1. Sentirse débil y cansado

La debilidad y el letargo en los perros anémicos se producen porque no hay suficientes glóbulos rojos para transportar suficiente oxígeno al corazón, cerebro, músculos y tejidos del perro. Con menos oxígeno transportado a los órganos vitales, el resultado es menos energía, lo que conduce a la sensación de fatiga.

Privados del don de la voz, los perros no pueden decirnos que se sienten cansados. En cambio, pueden manifestar signos de poca energía al retrasarse en las caminatas, retrasarse en levantarse al acostarse y también pueden dormir más. Si se permite que progrese, la anemia puede volverse grave y el perro puede llegar a un punto en el que ni siquiera puede levantar la cabeza.

A veces, estos signos pueden atribuirse inicialmente al perro simplemente no sentirse temporalmente bien (tener un "día libre") o tal vez envejecer. Dependiendo de la causa subyacente de la anemia, estos episodios de sensación de debilidad y cansancio pueden manifestarse ocasionalmente, y luego el perro se recupera, o pueden tener una naturaleza crónica más continua.

Debido a que sentirse débil y cansado es un síntoma no específico, la anemia no siempre se diagnostica fácilmente en los perros. Es una buena idea realizar análisis de sangre en perros débiles para descartar o confirmar la anemia.

2. Encías pálidas

Entre las personas anémicas, la palidez es un signo común de anemia; Sin embargo, la palidez no se nota en los perros por el simple hecho de que los perros están cubiertos de piel. En cambio, los perros con anemia tienden a desarrollar encías pálidas.

Si sospecha anemia en su perro, una de las primeras cosas que debe hacer es revisar las encías del perro. En un perro sano, las encías son normalmente de un bonito color rosa chicle. Este color de encía es una combinación de melanina, así como el flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos superficiales.

El color de las encías puede ser difícil de evaluar en perros con encías pigmentadas negras. En tal caso, puede ser útil observar las áreas no pigmentadas y la lengua.

Las encías pálidas o las encías azules y grisáceas justifican una visita al veterinario de emergencia, ya que son indicativas de posibles problemas con la oxigenación, la perfusión y el recuento de glóbulos rojos. Las encías pálidas en los perros no solo son un signo de anemia, sino que también pueden ser indicativas de deshidratación, parásitos intestinales, gusanos del corazón o problemas cardíacos.

3. Aumento de la frecuencia cardíaca

Se puede observar un aumento de la frecuencia cardíaca (médicamente conocida como taquicardia) en perros anémicos en un esfuerzo por compensar la falta de oxígeno en los tejidos. Con una frecuencia cardíaca más rápida, los glóbulos rojos pueden viajar rápidamente a los pulmones, donde reciben oxígeno y llegan a los tejidos que necesitan oxígeno adicional.

Debido a este esfuerzo adicional, la anemia ejerce una presión adicional sobre el corazón porque debe trabajar más duro y más rápido para bombear sangre a todo el cuerpo. Este aumento de la carga de trabajo puede conducir a una interrupción en el ritmo de los latidos del corazón.

Los perros afectados pueden desarrollar un soplo cardíaco sistólico de bajo grado que se produce secundariamente a la disminución de la viscosidad sanguínea asociada con la anemia severa. Dado que los glóbulos rojos inferiores alteran la viscosidad de la sangre, esto produce un ligero sonido de murmullo a medida que circula.

4. Aumento de la frecuencia respiratoria

Se puede ver a los perros anémicos respirando más rápidamente en un esfuerzo por compensar la cantidad reducida de oxígeno entregado a los tejidos. La respiración también puede volverse más superficial en profundidad.

El aumento de la frecuencia respiratoria en perros anémicos puede ser más notable durante los momentos de mayor actividad. Durante el ejercicio, la mayor actividad en los músculos desencadena una mayor necesidad de sangre rica en oxígeno. El perro respirará más rápido para entregar más oxígeno a los tejidos.

El ejercicio puede, por lo tanto, ser más desafiante para los perros anémicos. A pesar del esfuerzo de respiración del perro para acomodar el bajo suministro de oxígeno, los niveles bajos de hemoglobina (una proteína roja responsable del transporte de oxígeno en la sangre) hacen que sea difícil transportar oxígeno adicional para compensar la hipoxia (deficiencia en la cantidad de oxígeno llegar a los tejidos del perro).

Los perros afectados a menudo tienen dificultades durante el ejercicio, lo que puede hacer que los dueños de perros asuman que el perro simplemente está "fuera de forma" o tal vez simplemente envejece.

Los perros con anemia significativa pueden respirar rápidamente en circunstancias que normalmente no justificarían un mayor esfuerzo respiratorio. Por ejemplo, un perro anémico puede estar respirando con dificultad incluso después de levantarse y caminar o después de defecar.

5. Antojos de comida inusuales

La deficiencia de hierro debido a una dieta desequilibrada no se ve con tanta frecuencia en perros como en humanos, explica el veterinario certificado por el consejo Dr. MG Weiser en el " Libro de texto de medicina veterinaria interna ". Esto se debe a que la mayoría de los perros comen una dieta a base de carne y la mayoría de los alimentos comerciales para perros aprobados por la Asociación de Funcionarios de Control de Alimentos Americanos garantizan que se agreguen cantidades adecuadas de hierro a los alimentos para garantizar que cumplan con los requisitos nutricionales del perro.

Entre los perros adultos, las deficiencias de hierro pueden, por lo tanto, verse en perros alimentados con una dieta casera desequilibrada, como las dietas vegetarianas o veganas. Los cachorros jóvenes también pueden estar predispuestos a deficiencias de hierro porque son propensos a las cargas de parásitos (especialmente anquilostomas) y a ingerir leche que contiene relativamente poco hierro.

Los perros afectados por la anemia por deficiencia de hierro tienden a desarrollar antojos inusuales de alimentos o pueden comenzar a comer sustancias que en gran medida no son nutritivas, una condición médica conocida como pica . Los perros afectados pueden comenzar a comer tierra o rocas como una estrategia para reponer las reservas de hierro.

La suplementación con hierro bajo la guía de un veterinario y las transfusiones de sangre pueden abordar la deficiencia, y los síntomas deberían desaparecer. En los perros, la pérdida de sangre crónica en lugar de la dieta es la causa más común de anemia por deficiencia de hierro.

No estamos seguros de por qué los perros exhiben pica, puede ser que el cuerpo esté pidiendo bloques de construcción para la producción de glóbulos rojos, pero sabemos que comúnmente es un signo de anemia.

- Dr. Kara, veterinario

Otros signos de anemia en perros

Hay varios otros signos de anemia en los perros. Por supuesto, todos los signos de anemia pueden ser indicativos de otros trastornos, por lo que es importante realizar algunas pruebas para confirmar la anemia o descartarla. La anemia no es un diagnóstico per se; más bien, ocurre secundario a otras condiciones. Un hallazgo de anemia, por lo tanto, garantiza más pruebas de diagnóstico.

6. Extremidades frías

El cuerpo toma medidas importantes cuando se producen afecciones potencialmente mortales, como la anemia grave. Como mecanismo de supervivencia, se reducirá el flujo sanguíneo a las extremidades para garantizar que los órganos vitales estén bien oxigenados. Por lo tanto, los perros pueden desarrollar patas frías y, a veces, las puntas de las orejas también pueden volverse más frías al tacto.

7. Apetito reducido

Los perros que padecen anemia pueden sufrir pérdida de apetito. Algunos perros pueden volverse quisquillosos o rechazar categóricamente la comida. La disminución del apetito es un síntoma vago y puede ser indicativo de otras afecciones, como problemas digestivos o enfermedades de los órganos.

La anemia debe ser una posible consideración, por lo que muchos veterinarios solicitarán análisis de sangre cada vez que un perro con antecedentes de una buena alimentación previa se presente con una reducción inexplicable del apetito.

8. ictericia

La ictericia, también conocida como ictericia, es el término médico para representar el color amarillento de la piel. En el caso de los perros que padecen anemia, el color amarillento es una indicación de hemólisis. La hemólisis es el término médico utilizado para representar la destrucción de los glóbulos rojos. Cuando se destruyen los glóbulos rojos, el hígado excreta un pigmento amarillo anaranjado conocido como bilirrubina.

La anemia hemolítica, una anemia que se desarrolla como resultado de la hemólisis, puede causar ictericia en los perros. Esto puede ocurrir debido a enfermedades autoinmunes (anemia hemolítica mediada por el sistema inmunitario IMHA) o secundaria a un trastorno subyacente, como una enfermedad por garrapatas. La ictericia en los perros también puede aparecer como resultado de insuficiencia hepática u obstrucción o ruptura de la vesícula biliar.

9. Cambios mentales

Además de sentirse lento y deprimido, algunos perros anémicos desarrollan cambios cognitivos y de comportamiento. Los perros pueden sentirse mareados y puede producirse desorientación debido a los bajos niveles de oxígeno en el cerebro.

10. Falta de coordinación

A medida que un perro con anemia se debilita, no es inusual que el perro se tambalee e inestable. Las patas del perro pueden temblar y ceder. Esta falta de coordinación se debe a la pérdida severa de sangre y la caída asociada de la presión arterial.

11. Colapso / desmayo

Como se ve, cuando los perros tienen una disminución en la cantidad de glóbulos rojos en circulación, son propensos al letargo y la depresión. Cuando los perros no tienen tiempo suficiente para acostumbrarse a la disminución en el número de glóbulos rojos, pueden colapsar y desmayarse debido a los bajos niveles de oxígeno en el cerebro.

Esto se ve en el inicio rápido de la anemia aguda cuando los perros afectados no se dan cuenta de que deben tomarlo con calma al menos hasta que su concentración de oxígeno en circulación mejore.

12. Hallazgos diversos

Finalmente, vale la pena mencionar que los perros pueden desarrollar una variedad de otros signos de anemia, pero estos signos pueden estar más relacionados con las causas secundarias subyacentes.

  • La distensión abdominal se puede ver en el perro con anemia debido al sangrado del bazo.
  • Melena, la presencia de sangre oscura digerida en las heces del perro puede sugerir sangrado de úlceras estomacales.
  • La hematemesis, el vómito de la sangre, también puede producirse por el sangrado de las úlceras estomacales.
  • La sangre en la orina y la sangre de la nariz se pueden ver en problemas de coagulación de la sangre como se ve en los perros que ingirieron veneno para ratas.
  • Las petequias, pequeñas manchas rojas o moradas puntiformes que se encuentran en la piel del perro o las membranas mucosas también pueden ser indicativas de sangrado, como se observa en los trastornos de la coagulación.
  • Los moretones debajo de la piel (equimosis) a menudo se notan en el abdomen del perro y también pueden deberse a trastornos hemorrágicos subyacentes.

Vaya a lo seguro y vea a un veterinario

Este artículo no está destinado a ser utilizado como sustituto del asesoramiento veterinario profesional. Si su perro está enfermo o muestra signos de anemia, consulte a su veterinario de inmediato para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Etiquetas:  Conejos Propiedad de mascotas Mascotas exoticas