Reconociendo los signos de depresión en los gatos: cómo saber si su gato está deprimido

Autor de contacto

Los gatos también pueden sufrir enfermedades mentales

Aunque la depresión y las enfermedades mentales, en general, generalmente se consideran problemas exclusivamente humanos, otros animales, incluidos los gatos, también pueden sufrir este trastorno. Los cerebros de humanos y gatos son notablemente similares, especialmente la parte del cerebro que controla las emociones. Los patrones de pensamiento de los gatos son muy similares a los de los humanos, en parte debido a la similitud de los neurotransmisores en ambas especies. Debido a esto, los gatos pueden sufrir muchas de las mismas enfermedades mentales que los humanos. Es importante que los dueños de mascotas comprendan los signos y síntomas de la depresión en los gatos para que puedan obtener la ayuda que necesitan para sus amigos felinos.

Pérdida de apetito

Los gatos están extremadamente motivados por la comida y generalmente están entusiasmados con la hora de comer. Al igual que con los humanos, los gatos deprimidos pueden desinteresarse de la comida. Puede notar que no vienen cuando los llama para cenar, o que su plato de comida permanece lleno si se alimenta gratis. Su gato puede comenzar a perder peso si no está comiendo. Si notas que tu gato no está comiendo o está perdiendo peso, programa una cita con el veterinario. La depresión es solo una posible causa de pérdida de apetito o pérdida de peso en los gatos.

Apetito aumentado y comer en exceso

Por otro lado, algunos gatos pueden comenzar a comer en exceso como resultado de la depresión. Esto es más raro que una pérdida de apetito, pero sucede en algunos gatos. Si su gato de repente comienza a actuar como si tuviera hambre con más frecuencia o suplica alimentos con más frecuencia, o si nota que está comiendo en exceso de repente en el caso de los gatos alimentados libremente, puede ser un signo de depresión. Puede notar que su gato comienza a aumentar de peso, especialmente si de repente tiene menos energía además de querer comer más. Nuevamente, discuta estos síntomas con el veterinario de su gato para descartar todas las posibles causas de estos cambios en el comportamiento.

Letargo y siesta excesiva

Aunque es normal que los gatos duerman hasta 16 horas por día, una disminución repentina de la energía o dormir más podría indicar depresión en su amigo felino peludo. Si su gato duerme repentinamente durante los momentos del día en que normalmente está completamente despierto y juguetón, puede estar sufriendo de depresión. Si bien muchos gatos son más flojos que otros, tenga en cuenta si su gato de repente se vuelve más lento y comienza a dormir con más frecuencia durante el día. Al igual que con los humanos, la depresión puede hacer que tu gato se duerma demasiado.

Aseo excesivo y pérdida de piel asociada

Los gatos pueden acicalarse en exceso como resultado de la ansiedad, que a menudo está relacionada con la depresión. Si bien es normal que los gatos se arreglen a sí mismos con frecuencia, puede ser alarmante si notas que tu gato se está arreglando más de lo habitual. Si su gato se está arreglando demasiado, puede notar parches calvos, irritación de la piel e incluso erupciones cutáneas donde se lamió todo el pelaje.

Under-Grooming and Poge Hygeine

Los gatos deprimidos también pueden dejar de arreglarse o arreglarse con menos eficacia. Puede notar que el pelaje de su gato se ha vuelto mate o opaco si deja de arreglarse. El pelaje de tu gato también puede volverse grasoso, desarrollar caspa o anudarse. Los gatos que normalmente se mantienen limpios después de usar la caja de arena pueden comenzar a tener lomos desordenados. Si su gato deja de arreglarse repentinamente y no tiene ninguna limitación física que pueda estar causando esto, podría estar deprimido.

Ocultación y comportamiento antisocial

Aunque se sabe que algunos gatos se esconden más que otros, si su gato normalmente social comienza a esconderse repentinamente, podría ser motivo de alarma. Un gato deprimido puede comenzar a esconderse en un escondite difícil de encontrar para evitar tratar con humanos u otras mascotas. Si su gato generalmente disfruta pasar tiempo con usted en la sala de estar, pero de repente comienza a escasear y no está disponible, puede estar sufriendo de depresión.

Evitar el afecto

Si bien algunos gatos son más tímidos que otros y es posible que no disfruten de abrazarse, si su gato normalmente tierno y cariñoso de repente se vuelve más distante, es posible que también desee observar otros signos de depresión en ellos. Si su gato generalmente disfruta de ser acariciado o sentado en su regazo, pero ahora se aleja de usted o lo golpea cuando intenta acariciarlo o sentarse junto a él en el sofá, puede llevarlo a su veterinario para que lo evalúen para la depresión

Maullidos excesivos y otras vocalizaciones

Si tu gato normalmente silencioso de repente comienza a maullar o a emitir otros sonidos más de lo habitual, es posible que sufra de depresión. Los gatos deprimidos a menudo lloran, aúllan o silban en respuesta a estímulos leves. También pueden vocalizar en momentos aleatorios a lo largo del día. Tu gato puede estar maullando o haciendo otros ruidos en un esfuerzo por comunicar que hay algo mal. Si su gato generalmente habla, no necesita preocuparse demasiado por maullidos excesivos, especialmente si están haciendo sonidos felices.

Agresión dirigida a otras mascotas o humanos

Un gato deprimido puede volverse más agresivo. Incluso los gatos más dulces y adorables pueden comenzar a actuar agresivamente si sufren de depresión. No es raro que los gatos deprimidos quieran estar solos, mordiendo, silbando o gruñendo a cualquiera que se atreva a invadir su espacio personal. Si su gato exhibe este tipo de comportamiento, es importante llevarlo a un veterinario, quien puede determinar si el cambio repentino en el comportamiento de su gato es el resultado de una depresión o alguna otra condición médica.

Problemas con la caja de arena

El estrés puede desencadenar problemas en la caja de arena en los gatos, y el estrés se ha relacionado con la depresión. Los gatos a menudo rocían fuera de su caja de arena para marcar su territorio. Si uno de sus gatos comienza de repente este comportamiento, puede ser el resultado de la tensión entre ellos y otras mascotas en su hogar. Esta tensión entre los gatos puede provocar estrés, ansiedad y depresión. Es importante manejar las disputas territoriales entre gatos antes de que conduzcan a problemas de salud mental. Los gatos también pueden dejar de usar su caja de arena cuando sufren de depresión. Si bien la falta de uso de su caja de arena suele ser el resultado de que la caja de arena es demasiado pequeña, un cambio en el tipo de arena o la caja de arena no se limpia lo suficiente, también puede ser el resultado de una depresión si no ha realizado ningún cambio en la caja de arena y lo están limpiando regularmente.

Qué hacer si crees que tu gato podría estar deprimido

Si crees que tu gato puede estar sufriendo de depresión, es importante llevarlo a un veterinario. Solo un veterinario capacitado puede diagnosticar adecuadamente la condición de su gato. Debido a que es tan difícil administrar medicamentos a los gatos, es probable que su veterinario recomiende enfoques no farmacéuticos, utilizando antidepresivos como último recurso.

Si su gato parece estar deprimido, debe asegurarse de brindarle suficiente atención y estimulación mental. Asegúrese de jugar con ellos todos los días y deles mucha atención. Si va a estar fuera de la casa por largos períodos de tiempo, asegúrese de que su gato tenga algún tipo de entretenimiento. Esto podría ser cortinas abiertas para que su gato pueda ver comederos para pájaros afuera, programas de DVD especialmente diseñados con pájaros y otros animales que los gatos encuentran interesantes o juguetes para gatos estimulantes mentalmente, como rompecabezas que liberan golosinas cuando su gato descubre cómo resolverlos. .

Las feromonas sintéticas como Feliway también pueden tener un efecto calmante en los gatos. Si su gato está deprimido o estresado, su veterinario puede recomendarle usar un aerosol Feliway o un difusor Feliway.

Algunos veterinarios también pueden recomendar la terapia de luz para gatos. Hay luces UV especialmente diseñadas para ayudar a disminuir los síntomas de los síntomas de depresión en invierno en los gatos. Pídale detalles a su veterinario y si cree que este enfoque es el adecuado para su gato.

Si otros enfoques no funcionan, su veterinario puede recetarle un antidepresivo para su gato. Los veterinarios generalmente recomiendan un ISRS, como la fluoxetina (Prozac) para los gatos, ya que este medicamento antidepresivo en particular generalmente se tolera bien en la mayoría de las especies, incluidos los gatos, los perros y los humanos. Si a su gato le recetan un antidepresivo, asegúrese de controlarlo para detectar posibles efectos secundarios.

Hay esperanza

Los gatos pueden sufrir los mismos tipos de enfermedades mentales que los humanos, incluida la depresión. Es importante que los dueños de gatos estén al tanto de los síntomas de depresión en los gatos y le pregunten a un veterinario si estos síntomas persisten. Hay muchas opciones de tratamiento diferentes que pueden ayudar a tu gato a volver a su estado anterior.

Etiquetas:  Reptiles y anfibios Fauna silvestre Peces y acuarios